domingo, 12 de mayo de 2013

Grace Hartigan: Expresionismo abstracto figurativo

Juana de Arco.

Aunque la frase que utilizo para titular este artículo pueda parecer contradictoria, no lo es tanto cuando vemos un poco la trayectoria artística de Grace Hartigan (Newark, Nueva Jersey – Baltimore, Maryland, 2008), una mujer que formó parte de la segunda generación de los artistas a los que se etiquetó como expresionistas abstractos.

New England, octubre 1957.

Sin embargo, Hartigan a pesar de compartir postulados artísticos con ese movimiento, y de ser amiga y discípula de otras figuras destacadas del momento, como Jackson Pollock o Willem de Kooning, y como éste último, nunca perdió de vista la figuración si bien interpretada a su modo personal.

Palas Atenea, Tierra (1961).

Casada a los diecisiete años, pionera en Alaska con su marido, embarazada en California, esposo en la guerra mundial, y algunos matrimonios más a lo largo de los años, fue precisamente durante los años del conflicto bélico cuando empezó a entrar en contacto con el mundo del arte de la mano de un compañero de trabajo que la llevó a ver una exposición de Matisse que la marcó hasta el punto de que alguna vez reconoció que desde ese momento deseó pintar como el francés.

Autorretrato.

En 1945 se va a Nueva York y consigue integrarse en el mundo pictórico de la conocida como Escuela de Nueva York, para empezar a hacerse un hueco importante, hasta el punto de ser la única mujer seleccionada para la muestra The New American Painting, una exposición que giró por Europa durante 1958 y 1959, trayendo al viejo continente la nueva forma de afrontar el arte pictórico del nuevo continente.

Naturaleza muerta, motivo japonés.

“Yo no escogí la pintura, la pintura me escogió a mí. Yo no tenía ningún talento, solo tenía genio”, dejó dicho Grace Hartigan. Un genio que la mantuvo como una figura de referencia hasta el estallido del Pop y del Minimalismo, dos corrientes que se llevaron por delante todo lo demás. A eso se unió el hecho de que Hartigan se mudó con su marido a la ciudad de Baltimore, algo que en los años 60 era algo así como mudarse a la Siberia artística. Allí seguirá pintando e impartiendo clases en la universidad, pero ya no volverá a ocupar un lugar destacado en el escalafón artístico.

La masacre (1952).

A lo largo de su trayectoria como pintora, Hartigan se caracterizó por la utilización de unos colores intensos para dar forma a unas composiciones en las que se servía de imágenes obtenidas de la historia del arte (en esta línea realizó un cuadro en el que dispuso unos maniquíes de moda reproduciendo el cuadro de Goya, La familia de Carlos IV), referencias al mundo de la publicidad y los escaparates de las tiendas (en ese sentido algunos la consideran una precursora de la estética pop), además de referencias muy personales.

Spot the Ball.

“Ahora como antes es lo vulgar y su vitalidad y la posibilidad de convertirlo en algo hermoso, es lo que me sigue atrayendo y fascinando” (Grace Hartigan)

6 comentarios:

La Gata Coqueta dijo...



La mejor medicina para el corazón,
es que lo llenemos de amor.
Te entrego las primeras gotas de rocío
para comenzar a cuidarlo...
...no te olvides de recogerlas.
Entre ellas se encuentra
una semilla de felicidad!!

Que este sea un delicioso
comienzo de semana para ti!!

Atte.
María Del Carmen



PACO HIDALGO dijo...

Un colorido intenso y vibrante trasmite esta artista; tiene fases de expresionismo abstracto con otras figurativas, pero donde domina el color sin límites. Me ha gustado conocerla. Abrazos, Alfredo.

balamgo dijo...

La fuerza del por encima de todo quiero pintar.Me gusta su pintura, tiene color y vida.
Un abrazo.

Alfredo dijo...

CARMEN: Muchas gracias por tus buenos deseos.

Un abrazo!

******

PACO: Efectivamente el color es una parte fundamental en la obra de Hartigan. Una artista con una obra a la que merece la pena acercarse.

Abrazos!

******

BALAMGO: Muy personal la forma de expresarse de esta mujer y con un buen apoyo en algunos de los clásicos más reconocidos.

Saludos!

Ateliê Tribo de Judá dijo...

Amei encontrar seu blog, se a vida imitasse a arte até as imperfeições seriam efeitos e não defeitos...

Estarei aqui mais vezes para apreciar a arte e a vida.
Beijos
Joelma

Alfredo dijo...

JOELMA: Obrigado. Siempre bienvenida.

Saludos!