miércoles, 31 de octubre de 2007

Día de la Biblioteca

El pasado día 24 fue el Día de la Biblioteca. A continuación reproduzco el texto que Grassa Toro escribió para la ocasión.

¡Anuncio, anuncio! ¡Vecinos, vecinos, los seres y los humanos, anuncio, anuncio!

¡Hemos descubierto la forma de transportar el tiempo! ¡Admirados protagonistas, admirables secundarios de esta realidad, somos capaces de transportar el tiempo!

Después de haber aprendido a meter manzanas en un cesto, el agua en un cántaro, el vino en un pellejo, las monedas de oro en un cofre y las cartas de amor en un sobre lacrado, hoy anunciamos en esta población que podemos llevar y traer tiempo de aquí para allá y de allá para aquí, atravesando desiertos, mares y bosques, sin desparrame, vuelco o pérdida de la sustancia.

¡El tiempo! ¡El tiempo! ¡La señora de las dos piernas! ¡El anciano de las botas! ¡El niño que ha olvidado los pies en casa! ¡La joven de las uñas apasionadas! ¡Todos! ¡Acérquense, acérquense, acabamos de recibir un cargamento de tiempo! ¡Tomen, abran, hojeen, detengan la mirada, dispongan la voz! ¡Dos siglos de mitología griega, dos siglos! ¡Veintiséis años de modernismo! ¡Veintiséis, sí, con cisnes! ¡Disponible la mitad de la Edad Media! ¡No tengan prisa, no agotamos existencias! ¡Hay para todos y siempre hay!

¡Tiempo, tiempo, ponemos el tiempo en sus manos! ¡Hemos encontrado la manera de transportar el tiempo! ¡Cambiamos uno de sus días por un año entero! ¡1927, ofrecemos el 1927 de cabo a rabo! ¡Y si no queda contento, le invitamos a que se lleve el 98, y los mil ciento catorce años anteriores a 1492! ¡Tenemos tiempo de los cinco continentes, de los seis continentes, de los seis continentes, de los continentes que ustedes quieran! ¡Hemos descubierto la forma de transportar el tiempo!

¡El joven del bigote pintado! ¡La niña valiente de las trenzas! ¡La señora antigua de la peluca actual! ¡El señor calvo de solemnidad! ¡Acudan, acérquense, acudan! ¡A la biblioteca! ¡Está abierta! ¡Sin prisa, no corran, no vayan a tropezar! ¡Niños y embarazadas primero, sin prisa! ¡Tenemos libros, discos, películas, periódicos, revistas! ¡No corran, sin prisa! ¡Tenemos todo el tiempo del mundo!

¡Todo el tiempo del mundo!

6 comentarios:

harry-o dijo...

Hola.
Como maniático del ruido- no lo soporto- me gusta los remansos de paz, los reductos de silencio: museos, claustros... y bibliotecas- hemerotecas. Uno llega a transformarse en estos lugares rodeado de arte , de literatura... de buen gusto, en definitiva. Espero que "la rebelion de las masas" no lo estropee.
Un saludo.

Revista *CaLMa* dijo...

Antes iba mucho a la biblioteca, pero como aparte de leer libros me guasta ir a comprarlos, pues no acabo de terminar los mios. Al final solo a voy a la biblioteca a donar libros cuando no me caben en a la estantería.

Jesús

Milagros Sánchez dijo...

Me ha encantado texto que Grassa Toro escribió con motivo de esa celebración... La forma tan dinámica de expresar ese completrísimo mosaico temporal contenido dentro de las páginas de un libro, de un periódico, etc.
Deseo también que las bibliotecas ¡no pierdan nunca su silencio!
Besos y buen puente vacacional!!

Alfredo dijo...

HARRY: Comparto la valoración del silencio en un país en el que los niveles de ruido son intolerables, y algo que está llegando ya a todos los sitios, en muchos casos de la mano de los dichosos móviles y de la manía que tenemos de hablar a grito pelado.

Un saludo!

JESÚS: Haces una cosa que yo sería incapaz de hacer, que es donar libros a una biblioteca, no por nada en especial, sino porque sufro cuando veo como los trata la gente. Por eso también me cuesta mucho prestarlos, y son muy pocas las personas a las que les presto libros, porque los hay que más que leerlos lo que hacen es pelearse con ellos, y no soporto que me devuelvan un libro en otras condiciones que no sean las que tenía cuando salió de mis manos.

Un abrazo!

MILAGROS: Esa forma de contar que en los libros está contenido todo el tiempo de mundo y que nos lo podemos llevar con nosotros, es algo en lo que no había pensado antes, y la verdad es que me encanta.

Una maganífica definición de libro es aquella que dice que cerrado es un amigo que espera, abierto un maestro que enseña, y roto un corazón que llora.

Un beso y a pasarlo bien en el puente!

Milagros Sánchez dijo...

Me gustó mucho tu definición de libro. Mil gracias!!

Besos y sigue disfrutando del puente!!

Alfredo dijo...

Encantado de que te hay gustado la definición de libro. Por ahora es la mejor que conozco.

Un saludo!