miércoles, 25 de agosto de 2010

Jay DeFeo (Estados Unidos 1929-1989)


El fallecimiento de Defeo a causa de un cáncer, dejó al panorama artístico de la costa Oeste norteamericana sin una de sus figuras de referencia de la Generación Beat, esa que reunió a personajes como Allan Ginsberg, Bruce Conner, Michael McClure o Wallace Berman.

Una artista que a pesar de su potencia, tardó en salir del reducto de San Francisco, ya que no sería hasta 1990, gracias a una exposición del Berkeley Art Museum que luego viajó por los Estados Unidos, cuando su figura fuera reconocida a todo lo largo y ancho del país.

Aunque por lo dicho en los dos párrafos anteriores pudiera parecer que DeFeo fue una artista “provinciana”, eso no es así ni mucho menos. Durante su periodo de estancia en la Universidad de Berkeley, entró en contacto con el arte de los nativos de su país, y luego, en Inglaterra estudiará las formas artísticas prehistóricas y africanas, y después trabajará una temporada en París con viajes por el continente y el norte de África, y en Florencia empezará a fijarse la iconografía fundamental de DeFeo.

Una iconografía que parte de elementos reales, de las formas de los objetos cotidianos como arranque para proceder a su deconstrucción y volver a ensamblar el resultado hasta conformar unas obras predominantemente abstractas y con un contenido emocional y una suerte de “energía poética” (según la definición de Patricia Johnson), que dejan en evidencia, como dice Margaret Knowles un proceso creativo “meticuloso y compulsivo”.

Tanto que la que es la obra más famosa de la artista, y que ha llegado a eclipsar a buena parte de su obra posterior, titulada The Rose (La Rosa) la tuvo ocupada entre 1958 y 1965. Siete años para dar forma a “una de las obras más densas que se ha hecho nunca”. Una obra que a su finalización pesaba alrededor de una tonelada y que tardó varios años en secar totalmente. Una obsesión que se tradujo en problemas de salud que mantuvieron a DeFeo alejada del arte durante cuatro años.

DeFeo muy pronto empezó a cuestionarse la jerarquía de los materiales artísticos, y dejó muestra de su arte en géneros como el dibujo, la fotografía o el collage. “Lo mundano y lo místico le sirven de inspiración”, afirma Joanne Silver, a una artista cuyas “abstracciones ocultan elementos del mundo visible”, ya que en muchas de sus pinturas lo que hace son evocaciones poéticas de paisajes.

4 comentarios:

floppy dijo...

No había escuchado hablar de ella, sus cuadros parecen oscuros, misteriosos, es interesante.

Alfredo dijo...

Es un artista que tardó en salir de la zona de San Francisco y entrar en el panorama norteamericano, y creo que su obra merece echarle un vistazo.

Un abrazo!!

sonoio dijo...

me gustaría ver más sobre ella

un abrazo

Alfredo dijo...

Explorar la obra de este artista merece la pena. Hay mucho por descubrir ahí.

Abrazos!!