miércoles, 13 de enero de 2010

Hannah Höch (Gotha, Alemania, 1889, Berlín, Alemania, 1978)


A pesar de ser una artista conocida desde mucho antes, y de empezar a exponer en galerías al finalizar la Segunda Guerra Mundial, la figura de Hanna Höch no sería plenamente reconocida hasta el año 1971, gracias a las gran exposición que hizo la Academia de Bellas Artes de Berlín, sólo siete años antes de su fallecimiento después de más de seis décadas de creación.

Una mujer nacida en el seno de una familia pudiente, y a la que el nacimiento de su hermana, cuando ella tenía 15, la obligó a dejar sus estudios para ocuparse de su hermana hasta que ésta cumplió seis años, lo que produjo el consiguiente retraso en su formación, algo que no impediría que se convirtiera en una de las artistas de referencia del siglo XX, pionera, junto a Raoul Haussman, con quien viviría una tormentosa relación sentimental durante siete años, del fotomontaje.


La Primera Guerra Mundial la sorprende en la ciudad de Colonia en 1914, y hasta un año después no podrá regresar a Berlín para continuar sus estudios artísticos. Será en la capital alemana donde entre en contacto con el movimiento Dadá, en el que fue recibida con reticencias por su condición de mujer, y con el Novembergruppe, ya en los primeros años 20. Con éste grupo de ideología socialista, Höch elaborará un discurso artístico de fina ironía y agudo sentido del humor. Como se ha escrito alguna vez, de la “soledad hace un espacio en el que investigar creativamente, de la política alemana y los movimientos sociales toma la estética de sus imágenes; todo ello se resuelve finalmente en su obsesión plástica: el collage paradigma formal y método de investigación del fragmento, la dispersión y la interpenetración entre imagen y texto”.


Años en los que conocerá a Kurt Schwitters, que la invitará a participar en la revista Merz y, ya separada de Haussman, contactará con Tristan Tzara, Hans Arp, Theo van Doesburg o Lazslo Moholi-Nagy, además de la escritora holandesa Til Braugman con la que vivirá un largo romance de casi una década de duración.

Juan Vicente Aliaga, curador de una exposición realizada en el Museo Centro de Arte Reina Sofía en 2004, explicaba en aquel entonces las claves artísticas de Höch de la siguiente forma: “Desde una edad temprana, decide recomponer la imagen del cuerpo humano sin tapujos, con la idea de fotomontaje, que prefería al de collage, a base de recortar fragmentos de imágenes de revistas y periódicos que añade a otros fragmentos de cuerpos, que no fotografía, como hacía Heartfield. En este rediseño del cuerpo humano, del cuerpo de la mujer y del varón, mezcla las culturas africanas y asiáticas con las europeas, y es una pionera de la redefinición del cuerpo de la mujer”.

La Segunda Guerra Mundial la pasará en una suerte de exilio interior en Alemania, acosada por los nazis quienes la consideraban un paradigma de “artista bolchevique”, y con grandes dificultades pudo esconder en su casa un buen número de obras de arte dadaístas que sirvieron, una vez finalizada la contienda para reivindicar ese movimiento artístico. Durante ese periodo, la obra de Höch se oscureció y adquirió un tinte pesimista que se diluyó con el final de la contienda bélica.

Años 60 y 70 en los que la artista siguió empleando el collage y el fotomontaje, para seguir indagando e ironizando sobre el papel y la imagen que se daba de la mujer alemana, y sobre las relaciones entre personas del mismo sexo especialmente las mujeres, que siempre estuvieron en el centro de su producción artística.

6 comentarios:

carmensabes dijo...

Muy valiente el trabajo de esta artista. Un mezcla explosiva.
Me ha encnatado conocerla de tu mano Alfredo.

sonoio dijo...

los collages son maravillosos,
lo que pasa es que el dada reañmente es revolucionario

saludos

Alfredo dijo...

CARMENSABES: Otra de esas mujeres capaces de lanzar mensajes muy potentes desde una obra sincera y profunda y arraigada en lo mejor de la vanguardia europea.

Saludos!!

*******

SONOIO: Dadá es uno de los movimientos que más profundamente incidió en todo el arte posterior.

Abrazos!!

Balamgo dijo...

Ha sido una buena lección de arte y historia,
Muchas gracias
Un saludo

Alfredo dijo...

Circunstancias complejas las que le tocaron vivir a esta mujer. Gracias a ti por leer el artículo.

Abrazos!!

Nadia dijo...

Hola!
Estoy haciendo un ensayo sobre Hannah Hoch y el pensamiento moderno, me gustaría que me contaras la(s) fuente(s) de este artículo para poderlas citar en mi trabajo....Gracias!