martes, 29 de septiembre de 2009

Anthony Caro (New Malden, Surrey, Inglaterra, 1924)


“El valor del arte no está en el material. Hasta hace poco he trabajado con materiales cotidianos porque el valor está en el trabajo, reside en su estética.”

Este británico es, por derecho propio, uno de los escultores más influyentes de la segunda mitad del siglo XX y de lo que llevamos de XXI, gracias a una serie de piezas que tiene en la abstracción y en el uso de materiales de todo tipo (metal, acero, papel, terracota…), señas de identidad que marcan una trayectoria artística enormemente coherente desde los años 60.

Después de sus estudios, entraría durante un par de años como ayudante del no menos grande Henry Moore, que será una de las influencias fundamentales en su obra. Sin embargo, el momento decisivo se produjo a principios de los años 60, momento en el que viaja a los Estados Unidos donde conocerá las esculturas abstractas de David Smith y de Kenneth Nolan, influencias que se vendrán a sumar a las de Picasso, las de Julio González, y algunos otros, para generar el estilo personal de Caro.


A su regreso al Reino Unido, Caro decide empezar a ensamblar piezas metálicas por medio de soldaduras, para dar forma física a sus ideas artísticas, piezas que ya no se elevan sobre un pedestal sino que se colocan directamente sobre el suelo, como promulgaban los escultores minimalistas, lo que permite una mayor y mejor relación con un espectador que no se siente abrumado por una obra que, en muchas ocasiones, es de grandes dimensiones y que según desde el lado que se observe transmite unas sensaciones diferentes.

Una escultura que se integra en los paisajes naturales sin imponerse a ellos, sin modificarlos de una forma dramática. Obras metálicas que o bien se dejan que sigan el proceso de oxidación normal o bien se pintan con colores (rojos, amarillos…) que ayudan a la falsa sensación de levedad que tienen algunas de sus composiciones.



Caro entra de lleno en la abstracción pura, exprimiendo para ello todas las posibilidades de los materiales, y optando por el ensamblaje antes que por el modelado. Obras que se replantean continuamente conceptos como el de escala, el de superficie, el de forma y el de espacio, de tal forma que cada obra de este escultor pueden entenderse como un tratado completo de todas esas cuestiones.

El interés de Caro por la arquitectura le llevó a crear lo que llamó sculpitectures (escultepturas, podríamos decir), palabro bajo el que se ocultan una serie de piezas que el espectador puede contemplar desde su interior y que remiten, de alguna forma, al lenguaje más clásico de la arquitectura.

“Creo que todo mi trabajo es intimista. Intento que mis piezas funcionen como alguien a quien hablo y me responde, no pienso que porque sean grandes sean menos íntimas.”

10 comentarios:

sonoio dijo...

lo más claro
es el profundo amor
que tiene por el volumén,
y encuentra en diversos materiales
aquello que quiere expresar

muy bueno

saludos alfredo

CAS dijo...

Me gustan!!! está bueno lo de bajarse del pedestal... y me encanta el oxido... cada vez más, me agrada el hierro oxidado, así que supongo que si pudiera estar frente a estas obras, las disfrutaría muchisimo.
abrazos oxidados también para tí.

Ana dijo...

ups! pues mira que a mí este tipo de esculturas no me parecen arte... qué antigua soy ja ja ja ja ja

Alfredo dijo...

SONOIO: Ciertamente los volúmenes de sus obras, especialmente en los casos de grandes dimensiones, se imponen con claridad, pero, al mismo tiempo, no tienen ese aire pesado que tienen otros artistas, y a eso contribuye el uso del color.

Un abrazo!!

*********

CASANDRA: El oxido le da a las piezas un algo especial, al mismo tiempo que parecen atrapar al tiempo y convertirlo en parte de la obra al mostrarnos la huella que deja su paso.

Abrazos!!

*********

ANA: Yo porque no tengo jardín, que si no ya me gustaría a mí tener una pieza de estas, aunque, claro, tampoco podría pagarla.

Un beso!!

ABEL dijo...

Hola Alfredo.
Felicidades por esta entrada sobre el genial Anthony Caro. Me encanta su minimalismo. Supe de él por obtener el Praemium Imperiale en 1992,el mismo año que se lo dieron al gran Frank Gehry. ¿No te gustaría poner a Caro en paralelo con David Smith? Finalmente, Anthony dejó su escultura formal gracias a David. Es agradable saber que tu ojo Davinciano sigue presente, cada vez más acertado.
Un abrazo desde México
Abel.

calamanda dijo...

Es uno de los artistas clave del arte contemporáneo.
Su "Juicio Final" fue comparada por
su importancia con el "Guernica"
de Picasso.Creo que sus esculturas
tienen una gran fuerza expresiva.
A mi me gustan las de hierro y acero,también me gusta que las piezas se coloquen directamente
sobre el suelo...Lo recuerdo por
una "armadura" que está sentada...
me encantó.

No sabes lo que me gustaría saber
el final de Hard Candy...

Gracias...por estar siempre... mi blog no se actualiza y me da pena.

Un beso.

Alfredo dijo...

ABEL: David Smith es un escultor al que se suele adscribir primero al expresionismo abstracto, en la vertiente escultórica, por supuesto, y que después se va a sentir interesado por las vanguardias europeas del momento y también por el constructivismo ruso. Es una buena idea la de relacionar la obra de ambos.

Abrazos!!

**********

CALAMANDA: Un comentario totalmente atinado el tuyo, y comparto el gusto por las obras metálicas y la colocación de obras directamente sobre el suelo.

No te preocupes por los problemas técnicos, yo me seguiré pasando por tu lugar. Y el final de Hard Candy hay que verlo, en realidad, hay que ver la película completa.

Besos!!

Mimí dijo...

Disfruto de tus explicaciones, me gustaría que debajo de alguna de estas obras hubiera un texto así, porque la gente mira y a veces se pregunta ¿En qué está tirando el ayuntamiento su dinero? Sólo logran ver una mole de metal con forma rara, no descubren intencionalidades, búsquedas del autor o sensaciones a parte de lo de mazacote(esto lo se de buena tinta).

Un abrazo

Alfredo dijo...

La verdad es que los organismos públicos no suelen tomarse la molestia de explicar casi nada a sus ciudadanos, y cuando se trata de arte mucho menos, y eso hace que se emitan juicios superficiales porque no se tiene información para opinar de otra manera. La formación artística en este país deja mucho que desear, desgraciadamente.

Un beso!!

casss dijo...

buscando datos sobre la pintora Amalia Nieto, vengo a dar a tu casa. y me encuntro con el escultor Caro y vuelvo a disfrutar de tu post (acaba de fallecer una amiga de toda la vida de apellido Caro....)
Es que tu blog siempre ha sido un buen referente pleno de información, una fuente de sabiduría donde nutrirse.
Un gusto confirmarlo una vez más.
besos y buen domingo