lunes, 17 de septiembre de 2007

Escuela de picapedreros

¿Es preferible que los niños hablen inglés, sepan lo que llevan dentro de las palabras que usan o distingan el canto de los pájaros? El día que pongamos esas tres cosas en pie de igualdad, la gente se haga con seriedad la pregunta y haya incluso un debate al respecto en el Parlamento, podremos volver a hablar de educación. Hasta que ese día llegue, no usemos la palabra para referirnos a la fabricación de ruedas dentadas y tornillos sin fin para el gran engranaje. El objetivo de la verdadera educación no es la producción y el comercio, sino la formación de seres humanos. Algo tan elemental se ha olvidado. Hay que producir, claro, pero la producción no agota el sentido de la vida. La condena de millones de niños a hablar sin saber lo que dicen, y a no apreciar el vuelo de las aves, los tiempos de la floración o el orden íntimo de las constelaciones es una firma de genocidio cultural.

Pedro de Silva

Publicado en el periódico La Nueva España el 05/08/07

10 comentarios:

Cinéfila dijo...

Me parece que en realidad es todo una cuestión de equilibrio.
Los niños tienen que aprender, tienen que ser educados para el presente en el que viven y para el futuro.
Que aprendan a oír a los pájaros está bien, a admirar a la naturaleza está bien; pero no pueden desconocer todo lo demás. Muchas veces todo se va de un extremo al otro. No tendría que ser asi.

Un gusto pasar nuevamente, Saludos

Natalia Book dijo...

El problema es que en este país, la educación es un arma política en la mayoría de los casos.
Al final, todos los "grandes" debates sobre enseñanza se basan en: religión si/no, bable si/no, educación para la ciudadanía si/no, concertada si/no....
Estamos perdiendo el tiempo: la verdadera educación se basa en un principio muy sencillo: alguien que quiera aprender y alguien que quiera enseñar. El conocimiento y valoración de nuestro entorno, el respeto y la forma de comunicarnos con los demás ,así como las herramientas básicas para la vida deberían ser los principales objetivos. Y seguro que me dejo más cosas
SAludos

Alfredo dijo...

Cinéfila: Un gusto que te hayas pasado de nuevo por aquí. Cierto que hay que mantener el equilibrio, y uno de ellos es el que debemos de mantener con la naturaleza para conservarla porque sin ella no somos nada, y eso hay que combinarlo con lo que es necesario saber y conocer para moverse en el mundo de hoy.

En la educación los bandazos, como los que se están dando en este país de excesos, nunca son buenos.

Un beso!

Alfredo dijo...

Natalia: De acuerdo en que no se puede utilizar, como se está haciendo en este país imposible, la educación como arma política, y menos cuando estamos teniendo adolescentes que salen de los institutos sin saber leer y escribir correctamente.

Con reformas de la reforma de la anterior reforma, y la cosa no deja de empeorar. Que pena que ni siquiera en cuestiones vitales como esta no se puedan poner de acuerdo los políticos.

Mete miedo, señoras y señores.

Un abrazo!

Luna De Abril dijo...

Sip... es verdad eso!! Ojalá...se pudieran complementar las dos cosas... mmmm..... pero..¡cómo gira este mundooo!!
HA!! Si viste alguna otra de Julio medem... decime...! La de caótica...ya te conté..más abajo...je...besotess!! :))

Sonrisa de luna dijo...

deberian dejarse de tantas asignaturas inutiles y enseñarles hacer mas humanos, que a veces eso se les olvida
besitos y que pases un dia mu requeteteteteteteetettetebien , pero espero que la noche sea mucho mejor ummmmmm ejem ejem, ajajajaja, muackkkkkkk

Alfredo dijo...

Hola Luna!

Empezando por el final. De Medem, además de las dos de las que hablamos, vi Vacas pero hace muchos años y la tengo perdida entre la niebla de la memoria, aunqeu si recuerdo que me gustó pero nada más.

En lo que enseñamos a los niños también debería de estar el respeto a la naturaleza y el resto de seres vivos, porque nos olvidamos que compartimos planeta con muchas más especies.

Un abrazo!

Alfredo dijo...

Hola Sonrisa!

Absolutamente de acuerdo que deberíamos de tender todos a ser un poco más humanos cada día. La cultura, con todo lo que trae consigo, es lo único que nos puede alejar de la barbarie.

Gracias por tus buenos deseos nocturnos.

A seguir sonriendo!

Luna Agua dijo...

Estoy de acuerdo con Pedro de Silva.
Soy educadora y estoy por una educación en que valga el contacto con nuestra naturaleza en mayor preponderación que saber el idioma que planetariamente se nos impone.
No creo que todos los elementos puedan darse en equilibrio, uno es más importante que otro.
Siempre dependerá del profesor o profesora que tenga una clase o de una mmala de aprendizaje de un colegio dado.
Es bueno enterarse de eso.



saludos

Alfredo dijo...

La educación requiere alguien que quiera enseñar y alguien que quiera aprender, luego ponerse de acuerdo en los contenidos es otra historia.

Por aquí siempre nos reímos de los madrileños, por ejemplo, cuando vienen de vacaciones y los niños se sorprenden cuando ven una vaca o una gallina o un pollo. Y eso es un poco triste.

La labor que tenéis los educadores yo pienso que es fundamental en la formación de personas, lástima que luego los modelos que reciben los niños por otros canales no sean los más adecuados.

Un saludo!