jueves, 22 de mayo de 2014

Siah Armajani: Filosofía y matemática para una sencillez compleja


An Artist Out Of Exile.

“La obra de Armajani, bajo el disfraz de formas simples, cercanas, familiares, esconde significados complejos y una sólida y coherente base teórica. Toda su obra adquiere un profundo sentido -intelectual, político, social– pues es consecuencia de un sofisticado y erudito entramado de referencias culturales de diversa índole, que convergen en un objetivo fundamental: un arte útil, al servicio de la comunidad.”

Exile Dreaming of Saint Adorno.

Párrafo que extraigo del catálogo elaborado por María Dolores Jiménez-Blanco en el año 2000, para la exposición organizada por el Museo Reina Sofía de Madrid, creo que muy ilustrativo, lo mismo que el párrafo con el que cierro este artículo y de la misma autora, de la complejidad con la que el iraní Siah Armajani (Teheran, 1939) dota a una obra aparentemente sencilla.

An Ingenious World.

Nacido en el seno de una familia acomodada de la minoría cristiana iraní, siempre recibió una educación cuidada, e incluso su padre tenía la costumbre de leer poesía persa a sus hijos, con unos inicios artísticos vinculados a la caligrafía persa. Siempre con ansias de aprender, en la Universidad entrará en contacto con las obras de pensadores occidentales como Hegel, Nietzsche o Heidegger. Sus vinculaciones políticas contrarias al sha, aconsejaron a su familia enviarlo a los Estados Unidos, a casa de un tío suyo profesor en una Universidad del estado norteamericano de Minesota.

Bridge Over A Tree.

Allí completará su formación en filosofía y matemáticas y dará comienzo a su carrera como artista, con una obra todavía deudora de aquellos primeros contactos caligráficos, pero llevando ese arte a una dimensión diferente, hasta llegar a una suerte de deconstrucción primero, para obtener elementos aislados que recombinados entre sí, dan lugar a una obra alejada de convencionalismos.

Fallujah.

También su ideología política, próxima al anarquismo dará lugar a obras dedicadas a personajes como Sacco yVanzetti o Emilio Corda y Richard Henry Dana. Compromiso político que aúna con un compromiso cívico, con la creación de obras de arte alejadas de la mística artística y cercanas a elementos utilitarios, objetos que la gente puede transitar, tocar o incluso habitar. Una de las máximas de Armajani es la del artista ciudadano, lo que le ha llevado a ser una figura clave en el denominado arte público.

Gazebo For Two Anarchists.

Y compromiso con la paz, antibélico, de denuncia de matanzas como la acaecida en Teherán en el transcurso de una manifestación de jóvenes que protestaban contra la reelección de Mahmud Ahmadinejad, o el bombardeo norteamericano de la ciudad iraquí de Fallujah, una obra que, por cierto, no ha podido ser expuesta en los Estados Unidos ni siquiera en espacios privados, y en la que tiene un recuerdo para el Guernika de Picasso.

Glass Front Porch For Walter Benjamin.


“¿Qué es el arte público? 
El arte público no trata acerca de uno mismo, sino de los demás. No trata de los gustos personales, sino de las necesidades de los demás. No trata acerca de la angustia del artista, sino de la felicidad y bienestar de los demás. No trata del mito del artista, sino de su sentido cívico. No pretende hacer que la gente se sienta empequeñecida e insignificante, sino de glorificarla. No trata acerca del vacío existente entre la cultura y el público, sino que busca que el arte sea público y que el artista sea de nuevo un ciudadano.”