martes, 27 de mayo de 2014

Nancy Graves: Postminimalismo simbólico


Camellos.

Escultora, pintora, grabadora y, ocasionalmente, realizadora de vídeo, Nancy Graves (1939-1995), un cáncer le impidió seguir desarrollando un corpus artístico nacido en un ambiente postminimalista en un momento en el que el minimalismo parecía haber tocado techo, y surge la necesidad en algunos artistas de romper sus postulados y abrir nuevas formas de hacer.

Equipaje, 1982.

El hecho de que su padre fuera director ayudante en una institución museística con colecciones de arte, el mundo natural y antropología, y de pasarse muchas horas en su interior, va a ser determinante para poner las bases sobre las que luego desarrollará su carrera artística después de obtener un título universitario en los Estados Unidos, y pasar luego un tiempo en París y Florencia estudiando pintura.

Howling and Hissing, 1992.

La inspiración le viene del mundo de la zoología, la paleontología y otras ciencias afines, así como las fotografías aéreas de la Luna o de Marte, y eso se verá tanto en su escultura como en su pintura. Famosos son sus representaciones de camellos que introdujo en una galería de Nueva York  y que se han convertido en emblemas de su obra, además de causar un fuerte impacto en su momento.

Arachn, 1980.

Buscando otras fuentes para analizar la obra de Graves, es inevitable fijarse en los móviles de Calder y la escultura de David Smith. Un dato significativo, en este sentido, es saber que Graves coleccionó obras de ambos artistas. En los años 80, inicia una obra que se convertirá en definitoria de su carrera, con la introducción de una pintura de colores vivos, ensamblajes de objetos encontrados realizados en bronce y de procedencias muy diversas, y tanto en la pintura como en la escultura, el aspecto general de sus obras no termina de ser totalmente abstracto.

Equivalent, 1988.

En los 90, su obra se vuelve más consciente, con un mayor control sobre los elementos que forman su vocabulario artístico, con referencias más claras a la historia del arte, la mitología, la antropología, el mito y la religión, tal y como pone de manifiesto Ken Johnson en el New York Times.

Folium, 1988.

Y es que la combinación entre postminimalismo con su componente de abstracción y un naturalismo de base, ayudan a crear una obra con una idiosincrasia particular, original en la que hechos y formas, junto con la introducción de nuevos materiales, ayudan a llevar al arte hacia nuevos territorios.

Splendid Mental Isolation, 1989.

A lo largo de su carrera, Graves va sumando elementos desde una primera mirada a plantas, flores o peces, para ir añadiendo esqueletos humanos o de animales, hasta llegar a los objetos fabricados por el ser humano, como las herramientas, eso, claro está, sin olvidarnos de la inspiración que extrajo de los territorios del Pacífico Sur.

No Longer Present, 1989.


Así, sus obras están dotadas de un profundo contenido simbólico, que hay que apreciar desde distintos puntos de vista, lo que termina creando una experiencia en el espectador, al que se involucra con la obra y que puede ver como ésta van cambiando en función del punto de vista que adopte para su contemplación.

Más información: Wikipedia [en], New York Times, AMY.