miércoles, 31 de agosto de 2011

Yang Fudong (Beijing, China, 1971)

Una de las cosas que siempre me han resultado tremendamente atractivas de la cinematografía oriental es el tempo de sus películas, el valor que le dan al silencio, a esas miradas que lo dicen todo sin necesidad de palabras. En ese sentido, la obra de este pequinés afincado en Shanghai. Fotógrafo, video artista, cineasta con una formación inicial como pintor, Yang Fudong está considerado en estos momentos como uno de los artistas de mayor proyección del gigante asiático.

Una primera formación como pintor que inició en 1991 y después de un primer rechazo a los medios digitales. Sin embargo, su evolución posterior le llevó a meterse de lleno en la creación de historias contadas a través de imágenes, muchas veces rodadas en blanco y negro en 35 mm, y con evidentes referencias a la nouvelle vague o a Jim Jarmusch, un cineasta del que se declara seguidor.


Asimismo, admirador del cine de su país de los años 30 y 40, Fudong se ha convertido en una suerte de pintor de imágenes, en un narrador de historias en las que refleja los cambios que ha sufrido su país en los últimos años y la convivencia que se establece entre las formas de pensamiento tradicionales y las modernas ciudades de neón y contaminación que han eclosionado en China.


Unas historias en las que los paisajes ocupan un lugar principal, hasta el punto de que se convierten en un personaje más. El propio Fudong refiriéndose a su película Half Hitching Post, dice en esta entrevista publicada en el Japan Times, dice que los “jóvenes están intentando escapar al campo y viceversa. Cuando pensé cómo esas dos figuras se podían encontrar una a la otra, senté que tenía que ser en un lugar en las montañas”.


Un poco antes, en la misma entrevista afirma que en las “películas tradicionales, la narrativa evoluciona a través del diálogo, pero en mis películas todos los componentes de la película contribuyen al desarrollo de la historia. Pienso que el paisaje, los cambios de estaciones o determinados objetos pueden adquirir otros roles, lo mismo que las personas, pueden expresar o comunicar sentimientos, ideas y situaciones”.

Declaración de intenciones que nos sitúa perfectamente en las coordenadas de este creador al que le gusta, en ocasiones, dejar que los actores, muchas veces simples aficionados, improvisen y den vida propia a los personajes, para luego, si no se ha conseguido el resultado que se buscaba, volver atrás en las escenas.

Las historias de Fudong no siempre tienen un desarrollo lineal, claro, con estructura clásica, si no que el espectador se puede encontrar con historias que no se terminan de cerrar, que necesitan que el espectador les de su propio sentido para completar el círculo narrativo. Y es que en las imágenes de Fudong se esconden complejas reflexiones filosóficas acerca de la existencia y de cuestiones intelectuales.

Fudong huye de la relación directa entre causa y efecto en unas películas con las que “intenta hacer poesía, no crítica social”, como se puede leer en la web arte10.

7 comentarios:

CAS dijo...

... la vida es cambio. Del campo a la ciudad, de la ciudad al campo. De lo nuevo a lo viejo y viceversa, para ya no hablar de ideologías...
El arte está en encontrar un valor estético tan exquisito como en estas imágenes que me recuerdan al ballet moderno más que una actuación.

Imágenes de una belleza singular, acentuadas por el blanco y negro.
Eso es lo que he sentido ante este creador. (a veces pienso que debería estar un tiempito en estos lugares para aprender a callar con sabiduría y filosofía, sobre todo luego de este comentario tan espontáneo que me puede llevar a decir grandes barbaridades...jajaja)

Alfredo dijo...

Lo que tú llamas barbaridades yo lo llamo sinceridad, algo que siempre es muy de agradecer. Coincido contigo en la valoración estética de la obra de este artista chino.

Un beso!!

JAIRO ROJAS dijo...

maravilloso blog; sospecho que me quedaré largo rato por acá.

Alfredo dijo...

Gracias Jairo. Las puertas a la comunicación han quedado abiertas. Siempre bienvenido.

Un saludo.

Arnedo dijo...

Blog muy interesante, me lo apunto.

Veo que usas como imagen un cuadro de C.D.Friedrich; es uno de mis pintores favoritos. Tengo una entrada preparada al respecto en:

http://redescubrirelarte.blogspot.com

Por otra parte, propongo, a quien le pueda interesar, Una línea de ensayos. - hay libros que merece la pena leer, aunque sólo sea por una frase:

http://josearnedo.blogspot.com/

PACO HIDALGO dijo...

Ya llegado septiembre, estamos otra vez en marcha y con ganas de iniciar el periplo del blog, del trabajo y poder saludar a los amigos y visitar sus espacios; gracias por la información, pues a mi tambien me gusta el cine oriental. Seguiremos en contacto. Un abrazo, Alfredo.

Alfredo dijo...

ARNEDO: Gracias por la visita y el comentario. El contacto queda establecido.

Un saludo.

******

PACO: Entonces a partir de ahora volveremos a mantener el contacto. Siempre un placer pasar por tu espacio.

Un abrazo.