martes, 8 de marzo de 2011

Hans-Peter Feldmann (Düsseldorf, Alemania, 1941)


“Hans-Peter Feldmann creció durante la postguerra alemana, un mundo desprovisto de imágenes. Para él las escasas imágenes que encontraba a su alrededor eran ventanas a otros mundos. Fascinado, empezó a coleccionarlas, recortarlas y pegarlas en álbumes, y ha seguido haciéndolo hasta hoy. Por eso no es extraño que cuando empezó su carrera como artista, a finales de los años 60, cubriera la parte de atrás de sus pinturas con collages de fotos (…)”

“Y eso es lo que le interesa, el espacio que se abre entre lo que son las cosas y lo que significan para nosotros. Le gusta indagar cómo llenamos de sentido imágenes y objetos en nuestro día a día.”

“El universo de Hans-Peter Feldmann es la vida ordinaria. De ahí extrae sus temas y los materiales que emplea. La cotidianidad donde inscribe su trabajo se define por oposición a otros niveles de la actividad humana, es el reverso de la moneda del espacio social capitalista tapizado de imágenes superlativas y retocadas que nos animan al consumo.”


*****


“Feldmann engaña. Parece sencillo y es muy complicado. Parece fácil de masticar y está lleno de espinas. Parece narrativo y ofrece algo opaco. Parece impersonal pero cuenta cosas muy íntimas. Luce directo y acaba siendo oblicuo.”

“Pero ante lo que hace Feldmann realmente, al cabo de un rato, nota uno que la camisa no le llega al cuerpo y oye sus propios glups y casi el leve crujir de sus sonrisas heladas.”

“En realidad, toda ella funciona por acumulación de elementos heterogéneos, niega la idea misma de «estilo» y gira en torno a la idea obsesiva, frustrante, frustrada, de la enciclopedia, el compendio, la colección, la serie.”


“En esas sigue este anti-artista, porque si Feldmann engaña, lo hace a la fuerza: para recordarnos que también, y sobre todo, engañan las imágenes con las que nos relacionamos a diario y sin mirar dos veces.”


*****

“Es uno de los artistas más representativos de la escena artística alemana de los años sesenta y setenta, y además, ha sido precursor de las actitudes apropiacionistas de finales de los ochenta. Su producción artística más reciente ha logrado mantener la actualidad del movimiento performativo de los años setenta, insertándolo en la realidad política y social de los noventa.”


“Una primera etapa de la actividad profesional de este artista se desarrolla entre 1968 y 1980. Durante este período, Feldmann produce un cuerpo de obra variado, pero coherente, que incluye una extensa serie de cuadernos de pequeño formato con imágenes aparentemente triviales reproducidas en blanco y negro, cartas, carteles, postales, hojas de periódico coloreadas, juguetes encontrados y repintados, así como reproducciones en yeso de esculturas clásicas pintadas con colores vivos.”


“Feldmann las vacía de su carácter representacional para insertarlas en otro nivel de reproducción, sin representación ni contenido, que lleva implícita una crítica al mundo del arte y la cultura. Esta actitud crítica es la que, en 1980, le decide a abandonar el circuito artístico y a abrir una tienda de recuerdos, curiosidades, objetos de segunda mano y antigüedades en Düsseldorf.”


4 comentarios:

CAS dijo...

Me interesó leer este post. La obra me impacta, yo tan aprensiva de las cosas que me rodean en forma cotidiana, conservando recuerdos, intentando retener pedazos de vida, a través de los objetos que forman parte de mi historia, estoy en plena batalla campal deshaciéndome de lo que puedo.
Me interesa entenderlo, saber de qué forma saca de contexto los objetos y saber dónde estás esas espinas.
Bueno, como siempre me voy con mucha curiosidad e inquietud, algo es algo, amigo, el arte no es fácil de entender, pero hay que estar cerca de los creadores, son los que sacuden la modorra y nos conmueven.
Gracias, y besos.

PACO HIDALGO dijo...

Yo creo que llevas razón cuando se afirma que hacer obras de arte con objetos de la realidad cotidiana no es nada sencillo, para nada, tiene que ser de lo más complicado. Y la obra de este artista es sencilla y pura, realista e icónica y, al mismo tiempo, impactante, al menos para mí.
Alfredo, como siempre, un placer visitarte y un saludo.

Monik dijo...

Ufff los zapatos me han dado dolor de pies!! jajaj...Increíble exposición como todas las que nos muestras!! :D

Alfredo dijo...

CAS: Yo también soy uno de esos aficionados a guardar cosas que alguna vez han significado algo para mí. Eso, claro, genera problemas de espacio en casa. En fin, cada loco con su tema :)

Este autor nos deja su peculiar colección de objetos convertidos en arte, y eso creo que nos puede hacer pensar en otros términos acerca de lo que nos rodea todos los días.

Un abrazo!!

********

PACO: Claro, la delicada línea entre el arte y lo insustancial es en ocasiones muy delgada, y estar de un lado o de otro a veces se complica. Yo creo que en esta ocasión está en el lado bueno añadiéndole un toque irónico que le da un punto más.

Saludos!!

*******

MONIK: Efectivamente esos zapatos son la mar de inquietantes y seguro que sobre eso sabes algo :)

Un beso!!