miércoles, 5 de agosto de 2009

Isa Genzken (Bad Oldesloe, Alemania, 1948)


De extensa y sorprendente puede calificarse la obra de esta escultora, aunque también utiliza otras técnicas artísticas para expresarse, alemana que en sus principios tuvo que enfrentarse al hecho de entrar en un mundo que parecía reservado para los hombres, y eso a pesar de que su obra venía teniendo un cierto reconocimiento desde sus años de formación. Eso no impidió que en una fecha no tan lejana como 1992, un crítico de arte escribiera sobre las exageraciones fálicas de una obra que no venía más que a ser otro ejemplo de la histeria femenina, como recoge Astrid Wege.

La misma Wege explica: “Genzken hizo caso omiso de estas interpretaciones. En un momento en el que la noción de autonomía artística parecía haber quedado obsoleta debido a una creciente desmaterialización del arte objeto y a un gran entusiasmo por los nuevos medios, analizó la cuestión del significado de la escultura, considerando la crítica a las definiciones tradicionales de la escultura en el espacio y las condiciones específicas de su producción y de su recepción.”

Otro ejemplo de las barreras que tuvo que superar en su carrera, quedó patente cuando tuvo que hacer una acampada ante la puerta de la vivienda del responsable de una importante exposición. Sabine Oelze nos lo cuenta: “Su primera exposición de importancia fue en 1984 en la legendaria muestra Desde aquí. En esa ocasión acampó semana y media frente a la puerta del curador Kasper König, hasta que este la invitó a participar en la exposición.”

Una de las cosas que caracterizan a la obra de Isa Genzken, es la combinación de la escultura con la fotografía, el video, películas, colage, configurando una obra repleta de referencias personales y de reflexiones acerca de la comunicación y la incomunicación. A lo largo de los años ha ido alternando distintos materiales, con series de obras realizadas en madera, en yeso, en hormigón y el resina epoxidica. Obras que hacen referencia al minimalismo, unas, al constructivismo, otras.

Una obra que va a sufrir un cambio sustancial tras los atentados de Nueva York del 11 de septiembre de 2001, acontecimiento que la encontró residiendo en la ciudad de los rascacielos. A partir de ese momento, su escultura entra en el terreno de la utilización de materiales que tienen muy poco de nobles, ya que se trata de utilizar cualquier material de fácil acceso (cartulinas de colores, botes de plástico, barbies…) lo que la mete dentro del kitch pero sin perder ni un ápice de calidad artística.

Piezas con las que sigue con la costumbre de interactuar con el espacio arquitectónico de los lugares en los que vivimos, planteando una relación de contemporaneidad entre la escultura y el urbanismo y, de paso, con el viandante-espectador que ve reflejada su individualidad en esas obras situadas en medio de calles o plazas haciendo evidente su personalidad única.

9 comentarios:

Ana dijo...

Sí señor, rompiendo moldes, aunque no pondría ni una obra suya en mi salón, je, je

Alfredo dijo...

Tendrías que tener un salón muy particular para que te encajara, pero seguro que todo el mundo te iba a preguntar por la pieza, porque desapercibida no iba a pasar.

Saludos!!

Édgar Adrián Mora dijo...

La primera foto parece el diseño de la sala de espera de un aeropuerto que funcionaría en el mundo de Harry Potter. Saludos.

carmensabes dijo...

Me encanta que los artitas rompan con lo habitual, en este caso, además una mujer.. con una fuerza tremenda.

Me ha gustado mucho saber de Isa Genzken.

Gracias, besiños!

Alfredo dijo...

EDGAR: No hace mucho tiempo que he descubierto a esta escultora, pero me parece a mí que no piensa sus obras, al menos las que he reproducido, para ocupar espacios públicos.

Un saludo!!

*********

CARMENSABES: Un caso típico de esos que por ser mujer ha tenido que esforzarse el doble para que su obra fuera reconocida.

Un abrazo!!

Fuga dijo...

Ya sabes mis gustos....
Es una lástima ue ande tan mal de tiempo, tu casa es una bonita escuela.
Gracias.

Alfredo dijo...

Ya me imagino que esta escultora no te termina de encajar, pero bueno, esto es así.

Un abrazo!!

Anónimo dijo...

Hace años estuvo en Sant Pere de Ribes en casa de unos amigos alemanes, realmente ra bastante excentrica y se alimentaba a base de Vodka y mejillones

Alfredo dijo...

Gracias por aportar esa nota personal acerca de esta artista.