lunes, 26 de mayo de 2008

Marcel Duchamp (1887-1968)

"Si R. Mutt hizo la obra con sus propias manos o no, no es importante. El tomó un artículo ordinario de la vida, colocándolo en una galería le roba su significado habitual dentro de un nuevo punto de vista y bajo un nuevo título. Un nuevo forma de pensar hacia ese objeto. No es una pieza de plomería eso es absurdo. Las únicas obras de arte que América ha producido son la plomería y sus puentes."



Quinientos especialistas mundiales en arte, eligieron a La Fuente como la obra de arte más influyente del siglo XX. Era el año 1917 cuando Marcel Duchamp presenta en sociedad una obra tan peculiar que inmediatamente levantó el escándalo. ¿Cómo podía ser considerado como una obra de arte un urinario masculino al que se le había dado la vuelta, pegado a una pared, y a la que se tituló como La Fuente? La sala que acogía semejante provocación era la Society of Independent Artists de Nueva York, ciudad en la que ya había levantado polvareda cuando, en 1912, expuso su Desnudo bajando una escalera.


Con La Fuente, y otras obras como L.H.O.O.Q (la reproducción de La Gioconda con bigote) o su obra póstuma Étant Donnés, este original creador francés lo que hace es que salte por los aires el concepto tradicional de arte, estalla toda sacralización que pudiera haber en torno al proceso creador. Toda esa actitud provocativa no nos tiene que ocultar que debajo de las obras de Duchamp existe un sustrato que algunos han definido como "lo infraleve", eso que está más allá de lo que podemos captar por los sentidos, pero que sabemos que está ahí. Duchamp escribirá que busca "transformar todas las pequeñas manifestaciones externas de energía (en exceso o desperdiciadas) del hombre", y señala a "el exceso de presión sobre un interruptor eléctrico, la exhalación del humo del tabaco, el crecimiento del cabello y de las uñas, la caída de la orina y de la mierda, los movimientos impulsivos del miedo, de asombro, la risa, la caída de las lágrimas, los gestos demostrativos de las manos, las miradas duras, los brazos que cuelgan a lo largo del cuerpo, el estiramiento, la expectoración corriente o de sangre, los vómitos, la eyaculación, el estornudo, el remolino o pelo rebelde, el ruido al sonarse, el ronquido, los tics, los desmayos, ira, silbido, bostezos."

En un artículo firmado por Sara Rivera, titulado Marcel Duchamp: el silencio, se dice: "Pensemos de nuevo en la Fuente; dejado al margen el hecho de ensalzar la belleza industrial de un urinario y la carga de raíz dadaísta, Duchamp alude con un solo objeto a la posición femenina como receptáculo y al uso del mismo por parte del agente masculino. Pero no nos podemos detener ahí tras haber leído la nota; sin duda tiene la misma valoración la temática sexual que la reflexión sobre el fluir de los líquidos por la tersa superficie de la porcelana y el intercambio de las energías a partir del deseo."

Duchamp, nacido en el seno de una familia de clase media con aficiones artísticas (de hecho los tres hermanos serán artistas), y después de ganarse la vida como caricaturista y de haber coqueteado con el cubismo y el futurismo, terminaría por convertirse en el catalizador de muchos de los movimientos más importantes de la vanguardia artística, desde el dadaísmo hasta llegar a los happening de los años 60, las performances, el arte pop, los movimientos relacionados con el arte conceptual o el minimalismo.



Para ello será fundamental el acuñamiento de la noción de ready-made, el objeto ya construido, fabricado, que el artista transforma sin apenas transformación en obra de arte. Son objetos a los que se despoja de su función primigenia, para la que fueron creados, y a los que se dota, con el simple gesto de introducirlos en un ambiente artístico (galería o museo) en excelsos ejemplos de la creatividad humana que los eleva a una dimensión impensable con anterioridad. Al perder la función el objeto adquiere una dimensión únicamente estética, situación a la que se llega por un mecanismo intelectual, de tal forma que para llegar a ser artista lo único (que no es poco) que se requiere es llegar a ser totalmente libre.


Eso no significa que cualquier objeto sirva, ni que la elección del mismo esté predeterminada por una búsqueda consciente, sino que la elección se tiene que hacer desde una predisposición desapasionada, indiferente, en la que es el objeto el que se dirige al artista y no al revés, ya que éste se habrá colocado en una disposición en la que los conceptos de buen o mal gusto, de belleza o fealdad, no tienen ninguna validez. "De inmediato advertí el peligro de una repetición arbitraria de tal forma de expresión y decidí, en consecuencia, limitar la producción de readymade a una reducida cantidad por año. Me daba cuenta en esa época de que el arte es para los espectadores, más que el artista mismo, un medio de provocar una obsesión comparable al opio, y quería proteger mis readymade contra tales impurezas."

11 comentarios:

Monik dijo...

Vaya, siempre incluyes unos post de fotografía y arte muy interesantes..me encantan!!

Un besote!!

Milagros Sánchez dijo...

Pues este artista no lo conocía y me ha encantado descubrirlo gracias a ti.
Te dejamos muchos saludos y besos multicolores hasta dentro de una semana en que estaremos de vuelta.

Jesús dijo...

Pero se ha abusado de ese concepto, mira sino las mamarrachadas del Tapias.

Anónimo dijo...

justamente estaba buscando algo sobre arte concetual, (al igual que que jesús creo que se ha llegado a abusar del término,)en el fondo el artista trabaja sobre una idea o concepto y lo lleva a la realidad física a través de diferentes medios..en fin,
probablemente el legado mas importante que nos ha dejado duchamp es divagar sobre la
pregunta ¿qué es el arte?
el arte conceptual busca continuamente enfrentarnos a esa pregunta...

dada

Alfredo dijo...

MONIK: El interesante es Duchamp, un artista de lo más interesante y divertido, que dejó el arte para dedicarse a jugar al ajedrez de forma semiprofesional. Genio y figura, porque su biografía personal no tiene desperdicio.

Abrazos!!

*************

MILA: Pues nada a pasarlo bien en la semana festiva, y me alegro de que te haya parecido interesante Duchamp, un imprescindible para entender al movimiento dadá.

Pasároslo genial chicas!!

***********

JESÚS: Si te refieres a Tapies, la verdad es que calificarlo de mamarrachadas sus obras no me parece lo más justo. Otra cosa es que no gusten, que eso ya es otro cantar, pero la fuerza artística no se le puede negar.

Un saludo.

***********

DADÁ: Uso y abuso, son conceptos que como cualquier otro dicotómico en ocasiones se vuelven intercambiables. Lo que hay que buscar es lo que de verdad o mentira hay en la obra de los artistas. Yo me declaro abiertamente duchampiano, y luego es verdad que han surgido malos imitadores intentando colarlos aquello del todo vale. A esos el tiempo los colocará en su sitio.

Saludos!

casandra dijo...

"sin duda tiene la misma valoración la temática sexual que la reflexión sobre el fluir de los líquidos por la tersa superficie de la porcelana y el intercambio de las energías a partir del deseo."
Qué estupendo referirse de este modo a algo tan vulgar y corriente. Dices que es el objeto que viene al artista... pareciera que también cierto artista en particular está dotado para tocar con una varita mágica y transformar uno objeto común en una obra de arte.
Gracias como siempre por enriquecerme... y no en el sentido más material que es el que menos me importa. cariños

Alfredo dijo...

CASANDRA: Gracias por la amabilidad de tu comentario. La idea del objeto encontrado o ready made es una de las más revolucinarias de la historia del arte por todas las consecuencias que trajo consigo.

Es una lástima que no tengas activado el perfil compartido para poder devolverte la visita que me has hecho.

Un abrazo!!

Mila-mores dijo...

Bueno Alfredo, definitivamente, cada visita a tu blog es un nuevo descubrimeinto para mí.
Me gustó lo que ví y leí... un personaje del que no se desperdicia nada.
Un abrazo a la distancia
Mila

Alfredo dijo...

MILA-MORES: Y desde el punto de vista humano habría que hablar de su afición al ajedrez, y de como se ganó la vida como marchante de arte de la clase alta neoyorquina, y de paso ejercía su encanto varonil con aquellas damas de alta cuna. Genio y figura.

Abrazos!!

Rah dijo...

Raissa-Brasileira!
Muito interessante, mas nao tem o nome das imagens!!
achei muito legal este site!
Parabens!

Alfredo dijo...

RAH: Obrigado.