miércoles, 21 de mayo de 2008

Bill Viola (Nueva York, 1951)



Sweet Light

La gran originalidad de este video creador norteamericano, reside en la combinación que consigue de las nuevas tecnologías de la imagen y de la pintura tardomedieval y renacentista italiana, con las que entra en contacto durante la estancia que hizo en Florencia entre 1974 y 1976. Pero ese es sólo uno de los elementos que caracterizan la obra de este artista que entró en contacto con la video creación, en unos años iniciales de la década de los 70 en los que estaban en plena ebullición artistas como Bruce Nauman o el padre del video arte, el coreano Nam June Paik.

La obra de Viola tampoco se entiende sin la profunda religiosidad que la recorre a lo largo y ancho, una religiosidad vinculada con las enseñanzas de maestros budistas, zen o sufís, además de los místicos cristianos como san Juan de la Cruz, en una suerte de espiritualidad universal conformada por elementos de todas esas procedencias.



An Ocean Without a Shore

Esa combinación, unida a la presencia de elementos oníricos, conforman una obra tremendamente personal y compleja, en la que se explora con gran profundidad el fértil mundo de las emociones humanas y las relaciones de poder, y siempre con un diálogo enriquecedor entre el ayer y el hoy. En relación a la obra de Viola se ha escrito: "La vertiente más abstracta, experimental o fenomenológica de este pope del videoarte neoyorquino sacude al atolondrado espectador con mensajes bíblicos de muy rancio abolengo a la vez que su perfil más figurativo, tradicional o hermenéutico traduce cada instante sublime al sosiego con que la verdad se encierra en los rostros continentales de la pintura devota."

Uno de los asuntos que más interesaron a los pintores barrocos fue la plasmación, tanto en las telas como en las esculturas, el pathos, el éxtasis de santos y santas (inolvidable la obra de Bernini sobre el éxtasis de santa Teresa), y eso también se puede ver en el trabajo de Viola quien lo reproduce por medio de imágenes que se mueven con lentitud exasperante, con los cuerpos que combinan posturas y pausas de contribuyen a aumentar el dramatismo, y que exigen grandes dosis de paciencia por parte de un espectador que debe de permanecer atento en todo momento para apreciar en toda su profundidad, los sentimientos que se nos muestran en las imágenes.



White Space

Las pasiones se nos muestran a través de pequeños momentos, con mujeres que lloran pero casi con timidez, mientras que los hombres reprimen con estoicidad sus sentimientos, todo con un aire minimalista en el que no caben los gestos innecesarios que puedan distraer la atención del espectador de lo que es realmente importante. Una de las video instalaciones más conocidas de Viola es Emergence, en la que dos mujeres están sentadas a ambos lados de un pozo de mármol, esperando hasta que un hombre empieza a emerger desde el interior del pozo. Todo ello plantea serios interrogantes al espectador atento, relacionados con sus propias relaciones con lo que le rodea y acerca de su vida interior.



En ocasiones, Viola utiliza paisajes desérticos en sus trabajos, a los que dota de un contenido simbólico relacionado con los paisajes mentales que los seres humanos llevamos en lo más profundo, es decir, como reflejo del alma, aunque en otras ocasiones dota a sus paisajes de un contenido amenazante. En 1991 se produce el fallecimiento de su madre y también el nacimiento de su segundo hijo, y esos dos hitos van a tener una gran influencia en el trabajo de Viola, en una serie de trabajos en los que reflexiona acerca de la vida entendida como un camino entre los puntos fundamentales, como son el nacimiento y la muerte.


Anthem

3 comentarios:

Monik dijo...

No se que adjetivo buscar....simplemente diré que ha sido impresionante, dramático, intenso, lleno de vida..y muerte...me ha impactado mucho realmente..

Bonsaimusic. dijo...

Los trabajos de este creador de video nos muestra unos trabajos de gran intensidad artistica.Sus intensas emociones son filmadas de manera muy lenta, sugiriendo un ritual de duelo que absorbe e hipnotiza. Me encanta.

Te mandamos besos felices.

Alfredo dijo...

MONIK: Efectivamente en la obra de Viola mantienen una presencia constante tanto la vida como la muerte, y él las retrata de una forma personal, original y profundamente reflexiva. Uno de esos imprescindibles.

Abrazos!!

*********

BONSAIMUSIC: La lentitud con la que fila Viola contribuye, bajo mi punto de vista, a dotar de gran dramatismo a la historia que nos cuenta, y estoy de acuerdo contigo en el efecto hipnotizador.

Besos!!