lunes, 19 de enero de 2015

Charles Sheeler: el artista del preciosismo


Classic Landscape, 1931

Pintura y fotografía son las dos manifestaciones artísticas elegidas por Charles Sheeler (Filadelfia, 1883 – Dobbs Ferry, Nueva York, 1965), para dar salida a sus inquietudes expresivas, y lo hizo de tal forma que no siempre es fácil saber dónde empieza la fotografía y dónde lo hace la pintura.

Ballet Mechanique.

Si en el aspecto fotográfico sus inicios fueron autodidactas, en el campo de la pintura lo fueron por la vía académica en su cuidad natal. Con sus compañeros hará un primer viaje a Europa en 1904-1905, para recorrer España y los Países Bajos, lo que despertará su interés por los maestros españoles como Velázquez, El Greco o Goya, además de los maestros holandeses. En un segundo viaje, en 1909, el punto de atención serán los italianos Giotto o Piero della Francesca, un artista éste último que se considera como una de las grandes influencias en el arte de Sheeler.

River Rouge Plant, 1932.

El norteamericano conocerá la importante muestra del Armory Show que en 1913, llevará a los Estados Unidos lo mejor de la vanguardia europea, algo después de haberse iniciado como fotógrafo, un camino en el que fue animado por el propio  Alfred Stieglitz, quien vio en la forma de mirar de Sheeler sus propios postulados artísticos.

Doylestown House. The Stove, 1917.

Fotografías primero de entornos naturales seguidos de los entornos urbanos, mientras la fábricas, el maquinismo, la fascinación por las grandes factorías se convertían en un auténtico icono en su obra, también en la pictórica, con una mirada basada en el verismo, en la traslación de la realidad tal cual la había visto, de ahí que utilizara fotografías como base de sus cuadros. Incluso, durante una parte de su obra, planteaba los cuadros como si fueran obras arquitectónicas, con el trazado de planos previos para luego construir la escena en el lienzo, siempre dejando de lado cualquier intento de simbolismo o de interpretación personal, sólo la realidad, la pura visualidad.

Water, 1945.

Durante un periodo de cinco años, entre 1926 y 1931, se centró en la fotografía de moda como freelance, trabajando para revistas como Vogue o Vanity Fair, y en los cincuenta consolida su estilo distintivo, con esos paisajes urbanos e industriales, convertidos en escenas complejas, en las que conviven distintos puntos de vista por superposición, al modo de fotomontajes fotográficos, una técnica que había empezado a utilizar en los años 40, y traspasando al lienzo de forma directa varias de esas composiciones fotográficas.

Bucks County Barn, 1923.


Una apoplejía en 1959 le impidió seguir con su carrera artística, al menos desde el punto de vista productivo, hasta su fallecimiento en 1965.