lunes, 5 de enero de 2015

Os Reises: Tradición milenaria en las tierras de Allande (Asturias, España)



Todos los personajes de la mazcarada al término del desfile.

Desde hace cinco años la Asociación Cultural Amigos de Fonteta, viene recuperando una tradición popular de esas cuyos orígenes se pierden en la noche de los tiempos y que no es otra que las de Os Reises (Los Reyes), una tradición que se enmarca dentro de lo que se conoce como mazcaraes de invierno, que se pueden ver en distintos pueblos de Asturias y de otras provincias españolas, en el periodo del año que va desde Navidad hasta el Carnaval o Antroxu, que es como lo llamamos en Asturias.

El Choqueiro.

En el caso del Valledor, una parroquia perteneciente al concejo de Allande, situado en el suroccidente de Asturias y determinada, groso modo, por los puertos del montaña de El Palo y el Pozo de las Mujeres Muertas, un grupo de jóvenes de la aldea de Fonteta llevan ya cinco años empeñados en mantener viva la memoria de su mazcarada, que llena los pueblos de Vilalaín, San Salvador y Fonteta, con sus disfraces y humor, para pedir al aguinaldo (guinaldu) por las casas, todos los días 3 de enero.

A Basoira.

Los personajes de esta mascarada (aguilandeiros) se dividen entre Os Feos (Los Feos), también denominados Tolos o Da ropa ruía (de ropa vieja), vinculados al mal, lo viejo y la naturaleza. Por otro lado, estarían Os Guapos o Da ropa bua (Los Guapos o los de la ropa buena), encargados de pedir al aguinaldo (guilando), bailar, cantar y agradeciendo las viandas o criticando. Todos ellos van acompañados por Os Músicos (Los Músicos), con gaitas, tambor y bombo y platillos.

Una de las Madamas, A Basoira y El Valenciano.

Entre Os Feos están el Choqueiro, encargado de anunciar la llegada del grupo, haciendo sonar sus cencerros o chocos. A Cardadora, una anciana que va cardando lana, hilando la vida y, si se tercia, el pelo de los vecinos. A Basoira, equipada con una escoba vegetal se encarga de limpiar las calles y los pies de los espectadores. El Rodalo, personaje gamberro que no deja de hacer trastadas durante todo el recorrido. El Maragato, es un comerciante por lo que porta una romana y un nabo del que va cortando trozos que luego ofrece a los espectadores. La Maragata, acompaña a su marido, embarazada dará a luz al final del desfile sobre un lecho de paja. Desde que hace unos años llegara al municipio un sacerdote natural de Guinea Ecuatorial, de modo irónico, la criatura que da a luz La Maragata, es mulata.

El Militar con su Madama.

El grupo de Os Guapos, está formado por A Gocha, personaje encargado de recoger en un saco el aguinaldo de los vecinos. El Valenciano, vestido  con un traje de blanco impecable y sombrero. El Militar, con uniforme y fusil, es el encargado con El Valenciano, de cantar las coplas delante de las casas, de hecho, antiguamente cada casa tenía su copla particular. As Madamas, mujeres que acompañan a los dos personajes anteriores, pizpiretas, descaradas y coquetas, pueden levantar los celos tanto de El Valenciano como de El Militar, por lo que cualquiera que coquetee con ellas tendrá que asumir las consecuencias.

Un pequeño descanso.

A lo largo del desfile, Os Reises son agasajados en todas las casas con toda clase de viandas y licores, y no sólo ellos sino todo aquella persona que se sume al cortejo, en un día de convivencia y alegría, que culmina con una comida comunitaria a la que se puede sumar cualquier persona que pase por allí, con la seguridad de que va a ser recibida con toda la vieja y buena hospitalidad de los pueblos.

El parto con el que finaliza la mazcarada.