domingo, 18 de septiembre de 2011

Tino Sehgal (Londres, 1976)


Después de estudiar dos disciplinas tan diametralmente opuestas como son la economía por un lado y la danza por otro, este artista anglo-alemán ha venido desarrollando una peculiar carrera artística que le está llevando a convertirse en un figura reclamada por las principales instituciones museísticas y galerías del mundo. Una proyección iniciada en Europa y capaz de prologarse hacia el otro lado del “charco” a pesar de su juventud.

Una doble formación reflejada en su obra según destaca Anne Midgette en un artículo publicado en el New York Times, en el que dice que las influencias definitorias del trabajo de Sehgal “son más las de John Kenneth Galbraith y Walter Benjamin que las de Bruce Nauman o Félix González- Torres”.

Y es que si bien en los títulos de algunas de sus coreografías o performances, hacen referencia a la obra de Nauman o Dan Flavin, la filosofía que está en la base de esas creaciones tiene que ver con el pensamiento de Benjamin cuando este dice que el arte verdadero tiene su base en el ritual, según destaca Midgette.


Unas acciones coreográficas desarrolladas en el interior de museos o galerías, con prohibición expresa acerca de la toma de imágenes de cualquier tipo, bien sean fotográficas o de vídeo, y de las que no puede quedar ningún tipo de documentación alusiva a la misma, ni siquiera de las condiciones de contratación con la institución que sea. Contratación que se lleva a cabo de forma verbal y sin que medie ningún tipo de documento.


Acciones de lo más variopintas que van desde una pareja abrazándose y besándose imitando obras del pasado que reproducen esas acciones, como El beso de Rodin, por ejemplo, al grupo de niños que preguntan a los visitantes si piensan que eso es el progreso. Coreografías que, al no tener el soporte visual, únicamente tienen lugar en un tiempo y en espacio determinado, y solo se mantienen en el recuerdo del espectador que las ha vivido, al que muchas veces se le invita a sumarse a la acción.


Rabiosamente contemporáneas, en tanto en cuanto se desarrollan aquí y ahora, puede ser que nos encontremos con un vigilante del museo o galería leyéndonos los titulares de la prensa del día, en un refuerzo de esa contemporaneidad, de ese momento que está transcurriendo en ese mismo instante y que ya nunca más va a repetirse. Otras veces deja que un grupo de niños ocupe una sala vacía y sean ellos los que inviten a los adultos que los ven a sumarse a sus juegos, y les deja la opción de decidir si la acción ha sido un éxito o un fracaso.


Vuelvo otra vez al artículo del New York Times para traer otro párrafo que encuentro ilustrativo acerca de la obra de Sehgal: “Su trabajo se revela contradictorio en sí mismo. Es efímero al mismo tiempo que queda fijado; intangible y caro, porque una parte del concepto de su obra es que los intérpretes tienen que cobrar. Son obras creadas con un rigor extremo y obsesivo, pero está sujeto al cambio, ya que la única grabación que existe está en la mente de los espectadores”.

3 comentarios:

Natàlia Tàrraco dijo...

Jejejeje, Alfredo disculpas, ya sé que no eres de Gijón ni de Oviedo, jejeje, pero de cerca ¿nooo? No vendrá de 20 km, digo yo. La próxima digo asturiano a secas, ¿vale?

Me parecen muy curiosas esas coreografías "in situ" irrepetibles, únicas, con participación viva de niños, gentes, se desarrollan el entorno como cómplice. Nada de vídeo, una y nada más, la siguiente otra historia. Genial.
Besitooooo, que tengas muy feliz semana.

Balamgo dijo...

Seguimos atesorando buena información sobre el complicado mundo de la danza. Excelente artículo.
Abrazos.

Alfredo dijo...

NATALIA: No tiene ninguna importancia, efectivamente no soy ni de Gijón ni de Oviedo, mi municipio de residencia es Llanera y estoy cerca de las dos ciudades que precisamente por su importancia nos "tapan" a los demás jejeje.

Las coreografías de Sehgal tiene ese componente rompedor de introducir en espacios museísticos o expositivos acciones q no tienen nada q ver con esos espacios y q "asaltan" al espectador y le colocan en una posición inesperada.

De nuevo muchas gracias por la dedicatoria en tu espacio :)

Un abrazo enorme!!!

******

BALAMGO: A medio camino entre la danza y la performances estarían las acciones q coreografía este artista para dejarnos momentos de magia efímera condenada a diluirse en el recuerdo.

Un abrazo!!