lunes, 19 de julio de 2010

Redacted (Brian de Palma, 2007)



El director norteamericano vuelve a tocar en Redacted, un tema que ya visitó en Corazones de Hierro, es decir, la brutalidad de la guerra otra vez a través de una violación de una menor y el posterior asesinato de toda su familia. Esta vez, la historia que nos cuenta está muy próxima a los hechos, ya que apenas un año antes, un grupo de soldador norteamericanos protagonizó ese hecho en una población iraquí.

Con ese punto de partida, o más bien de llegada, ya que el de partida es la presencia de las tropas del imperio en Iraq, situación que el cineasta critica a través de esta cinta de una forma muy evidente, Brian de Palma construye una historia que si bien no es nueva si nos la presenta de una manera formalmente novedosa.


En formato de falso documental, la historia se nos va desvelando a través de los ojos de múltiples testigos en forma de cámara. Así, se van alternando las cámaras de video de los soldados, como la del soldado Salazar que sueña con volver a casa y utilizar la cinta para entrar en una escuela de cine; las cámaras de seguridad de la base norteamericana; las que utilizan los insurgentes para grabar sus emboscadas; los clips colgados en páginas web; o las de los medios de comunicación.

Con eso construye un discurso poliédrico que confluye en un pelotón que decide tomarse la justicia por su mano, y acudir a una casa próxima para violar a una niña de 15 años, matar a su familia y quemar luego su cadáver. Un hecho que transcurre en medio de una pasividad general que hace que la historia sea difícil de digerir.


De paso, lanza una crítica sobre la actuación de unos medios de comunicación que son incapaces de hacer llegar al gran público una visión realista de lo que suponer la guerra de Iraq, y el modo en el que las audiencias recibimos múltiples imágenes fragmentadas y eso nos impide tener una visión general. Múltiples canales y fuentes que convierten en infructuosos los intentos de los mandos militares de tener controladas las fugas de información, en lo que ya debe de ser la guerra más televisada de la historia.

De Palma no elude su compromiso como cineasta y nos deja su opinión acerca de la invasión, algo que se echaba muy en falta en la película de Bigelow En tierra hostil, y nos da una visión nada halagüeña de unos soldados movidos por impulsos muy primarios e incapaces de sentir remordimientos, y aquel que quiere denunciar la situación es silenciado por los mandos militares, y que nos acabará deparando un final demoledor.

Una película sin trampa ni cartón, para hacernos llegar un mensaje de sobra conocido pero al que apenas si prestamos oídos, como es de que la violencia sólo engendra más violencia, algo que ha convertido al país asiático en un verdadero infierno sobre la tierra que no perdona a nadie.

2 comentarios:

ABEL dijo...

Hola Alfredo.
Brian de Palma es uno de mis cineastas favoritos. Coincido con tu análisis del film.Gracias por escribir el artículo.
Un abrazo
Abel

Alfredo dijo...

Sin duda, de Palma es uno de los grandes, y comparto contigo el interés por su cine.

Abrazos!!