viernes, 1 de mayo de 2009

Almacén de lo fugaz (Pedro de Silva)

Esa canción desconocida que está sonando cuando encendemos la radio, y no sube al cielo, pero acaba y el conductor del programa, sin decir el título, pasa a otra. O bien, antes de que empezara hemos oído el título, pero se ha perdido, y cuando nos cautiva es demasiado tarde para pillarlo, con lo cual la canción se ha ido para siempre. Pasión por la eternidad de lo sublime: núcleo de la condición humana. En realidad “sublime” y “eternidad” son contrarios. Esa misma canción, en otro momento del día, con la cabeza ya en sus menesteres, o sin los efectos del golpe del primer café o sin la luz raseante de la mañana frenando la mirada y echándola hacia dentro, no sonaría igual. Y repetida la canción durante días, a cada hora, sería un suplicio. La belleza se nos ofrece así, efímera y huidiza. Puede ser canción, frase, mirada de alguien por la calle. ¿Eternidad disponible?: la memoria.

Artículo publicado en el periódico La Nueva España 29/04/09

3 comentarios:

so dijo...

"pasión por la eternidad de lo sublime"...
Me encantó su lógica.


Besinesss

so dijo...

Somos una deliciosa y contradictoria locura!

Menos mal que la memoria, para estos casos, suele ser nuestra única cómplice.

Alfredo dijo...

La belleza lo es por su fragilidad, por su carácter perecedero y por eso intentamos hacerla durar todo lo posible, pero se nos va entre los dedos.

Ramon Trecet condicía en Radio 3 un programa musical que durante un tiempo cerraba con esta frase: Buscad la belleza, es la única rebeldía que merece la pena en este asqueroso mundo.

Buen finde!!