jueves, 24 de abril de 2014

Tony Cragg: “Los objetos hechos por el hombre son claves fosilizadas de un pasado que ahora es nuestro presente”


Britain Seen From The North, 1981.

La fabricación en serie de los objetos de uso cotidiano los despoja absolutamente de cualquier connotación simbólica para centrarse únicamente en lo utilitario, primando el cumplimiento de una función determinada. Eso también hace que nuestra relación con nuestros objetos, salvo aquellos a los que tenemos algún tipo de aprecio especial por la razón que sea, esté marcada por la superficialidad y una sensación de no saber muy bien si somos nosotros los que manipulamos esos objetos o estamos siendo manipulados, de una forma muy sutil, por ellos.

Group, 2012.

Valga esta introducción, posiblemente irrelevante en grado sumo, para iniciar una rápida e incompleta mirada a la obra del que es considerado como el escultor británico más influyente desde Henry Moore. Nos referimos a Tony Cragg, nacido en Liverpool en 1949, pero que ha residido la mitad de su vida en Alemania. Dato este último de cierta relevancia si vemos que una de las influencias que los críticos detectan en su obra es la de Joseph Beauys.

Cumulus, 1998.

Con una experiencia laboral previa a su faceta artística como técnico de laboratorio y el reconocimiento personal de la influencia del científico Isaac Newton, Tony Cragg es uno de los exponentes de la nueva escultura que se empieza a generar en los años 50 y que da una enorme importancia a los elementos de uso cotidiano como elementos artísticos, en un camino que conduce a una suerte de desacralización de la práctica escultórica, al mismo tiempo que introduce en su concepción conceptos científicos.

Elbow, 2010.

Primero fueron objetos que se podían encontrar en cualquiera de nuestras casas, los que Cragg utilizó para sus obras, espectro que con el paso de los años fue ampliando hacia la introducción de materiales como el bronce, poliestireno, carbón, entre otros, partiendo de premisas que le enlazaron con movimientos como el Arte Povera o el Minimalismo. Y si primero se limitaba a amontonar objetos, luego fue haciendo recreaciones de los mismos, en distintos materiales para alcanzar grandes dimensiones.

Minster, 1987.

Objetos que conocemos muy bien convertidos de la mano de Cragg en un compendio de nuevos significados, originando por tanto una nueva realidad y una nueva relación que se puede definir a través de esta frase contenida en un artículo sobre el artista en Artmag: “Como una madre, el material da nacimiento al pensamiento, las propiedades del material dan a luz a la idea, de donde sale la forma”.

On The Savannah, 1988.


El crítico Fernando Castro Flórez ha dicho de la obra de Cragg que “no tiene referencias artísticas o políticas; proceden de la tensión misma de los materiales”, y ello partiendo de la base de que “la naturaleza es fuente y origen del arte”.

Más información: Museo Reina Sofía, Lison Gallery [en], Tate [en], CSW Art [en], Artmag [en], MCA Chicago [en], MACBA.