miércoles, 27 de noviembre de 2013

Imi Knoebel: Espacio, superficie, color

App 2, 2012.

Artista alemán nacido en 1940, Knoebel es una de las piezas claves del arte germánico de la segunda mitad del siglo XX, gracias al desarrollo de un camino artístico muy al margen de otros de sus contemporáneos. Estudiante en Düsseldorf con Joseph Beauys, no fue un seguidor en sentido estricto de sus enseñanzas y sintió una mayor influencia de los postulados teóricos salidos de la Bauhaus, el suprematismo y el constructivismo.

Anima Mundi 34-2, 2009-2011.

Malevich y su Cuadrado negro, esa suerte de momento cero de la pintura, van a influir en la abstracción de Knoebel basada en la utilización de verticales y horizontales negras sobre fondo blanco, dentro de la línea marcada por el movimiento de arte abstracto lanzado por Kasimir Malevich en 1915, según escribe María Jesús Burgueño.

Cut-up 13, 2011.

Sigue al ruso en su teoría de despojar a la pintura de todo tipo de anécdota, de elemento expresivo, dejando el lienzo poblado de formas rotundas, visibles y de armónica sencillez. A eso se aplica Knoebel, pintor de paleta no demasiado amplia, a la hora de pintar unos cuadros de belleza sutil, formados en ocasiones por acumulaciones de formas capaces de crear espacios que aunque parecen visitables físicamente, únicamente son penetrables a través de la mirada.

Fishing Red I Ed., 2007-2009

El crítico Fernando Castro Flórez ha escrito sobre la obra de Knoebel que es capaz de desplazarse, con una soltura endiablada, desde el reduccionismo, en esa respuesta específicamente europea a la fenomenología propia del minimalismo americano, hasta la tonalidad barroca, presentando una superficie hipnótica o una estratificación de ritmos y colores que, a pesar de la complejidad, tienen siempre una armonía increíble.”

Molani, 2009-2010.

Itten o Moholy-Nagy son otros de los autores que están en la base del arte que desarrolla Knoebel, situación que ayuda a comprender un poco más a un autor alemán que desarrolla una geometría repetitiva, casi se diría que obsesiva un poco a modo de Mondrian.

Face (6), 2003.


Cierro el artículo de nuevo con una cita de Castro Flórez: “Los colores en expansión (cuadros dentro de los cuadros, retículas, superficies que dinamizan el monocromatismo, etc.) imponen una atmósfera de belleza absoluta; Knoebel, fascinado por el eclipse del sentido que impuso el cuadrado negro de Malevitch, termina creando un espacio plástico paradisíaco, un territorio lúdico, de colores en vibración permanente, donde la mirada puede, afortunadamente, soñar.”
Más información: Revista de Arte, Brooklyn Rail.

4 comentarios:

carmensabes dijo...

Me gusta, me gusta mucho, interesante, lo conocía brevemente, ahora mucho más gracias a ti.

Abrazos.

calamanda dijo...

La simplicidad, la geometría y la importancia del color.

Es increíble para mí pensar en la importancia que tuvo "El cuadrado negro", de Malévich,fue el punto de partida de un gran movimiento artístico en la historia del arte.

Saludos.
Un abrazo!.-

casss dijo...

Esa intención de despojar de toda anécdota su pintura, me parece interesante. Me atrae su manera tan "germánica" de componer.
Me gusta, y mucho.

un fuerte abrazo

Alfredo dijo...

CARMENSABES: Esta forma de pintar una vez superado el primer impacto que nos puede descolocar, luego nos depara mucho disfrute.

Un abrazo!

******

CALAMANDA: Efectivamente, el gesto de Malevich de pintar tanto el cuadrado negro como el blanco, fue un punto de inflexión de extraordinaria importancia.

Un beso!

*******

CASS: Es otra forma de entender el medio pictórico, llevando a lo esencial, a la forma y el color únicamente y eso también abre otras formas de ver y disfrutar de las obras de arte.

Un beso!!