martes, 1 de mayo de 2012

J. Edgar (Clint Eastwood, 2011)


No debe de ser nada fácil intentar resumir en dos horas cincuenta años de la vida de nadie y mucho menos si ese alguien es el todopoderoso fundador y director del FBI, J. Edgar Hoover. Un personaje enormemente controvertido en la historia de los Estados Unidos, capaz de crear una organización pensada no solo para combatir el crimen, sino cualquier atisbo de liberalismo o de lucha por los derechos sociales, como de espiar sin ningún rubor a las Primeras Damas del país y a los presidentes del país.

Un personaje capaz de crear un efectivo cuerpo policial, de luchar por la creación de leyes estatales más eficaces en la lucha contra el crimen, de introducir métodos científicos para mejorar los sistemas de investigación criminal, y, al mismo tiempo, desarrollar un aparato de propaganda utilizando todos los medios a su alcance, desde las cajas de cereales hasta el cine de Hollywood, y desarrollar un archivo secreto pensado para no sobrevivir a su creador.

Tarea nada fácil a la que se pone manos a la obra uno de los directores para mí más solventes de los finales del siglo XX e inicios del XXI, que, sin embargo, aquí creo que o alcanza lo mejor de su arte, y eso a pesar de su gran talento y de las interpretaciones de di Caprio y Judie Dench fundamentalmente, porque el resto del reparto naufraga bastante.


La creación de una personalidad que parece encauzar toda su energía vital, con fundamento en una homosexualidad reprimida y en una madre absorbente e intolerante, hacia la creación de una organización hecha a su imagen y semejanza termina siendo una sucesión de episodios en ocasiones enlazados por los pelos y en las que hecho de menos una mayor profundidad en las relaciones entre los personajes a menudo anclados en sus mundos particulares y con poca química con el entorno.


No sé si de forma consciente o no, Eastwood hace que el espectador se aleje de la historia, no le tiende la mano en casi ningún momento para que sienta a esos personajes cercanos, sino que nos deja una serie de retazos con los que intentar formar un particular trabajo de patchwork en tonos neutros a pesar de partir de un núcleo de gran interés como es la reflexión en torno al poder y su abuso.


Un biopic que si bien muestra el lado narcisista de un personaje capaz de dictar unas memorias pensadas para ensalzar su figura a costa de la realidad, algo por otra parte muy habitual en las personas con poder, por otro pasa de puntillas en otros aspectos más problemáticos de su personalidad, concretamente con los relacionados con la falsificación de pruebas para resolver casos de gran repercusión mediática, con el espionaje político, su racismo, o los intentos de chantaje.


Ese último aspecto se deja ver, y para mí es uno de los mejores momentos de la película, cuando intenta chantajear a Martin Luther King para que rechace la concesión del Premio Nobel de la Paz, por cuanto que nos muestra de forma descarnada la verdadera alma retorcida de J. Edgar Hoover.

5 comentarios:

PACO HIDALGO dijo...

Si es Clint Easttwood tiene que ser buena, y si esclarece algo de esa organización tan oscura y controvertida, mucho mejor. Gracias por la sinopsis, Alfredo. Abrazos.

CAS dijo...

Disfruté la película, aunque estoy muy de acuerdo con la crítica que le haces. Ojo de lince, ojo crítico, en un sentido correcto, que tomo en cuenta, y me sirve para revisar lo que vi.

un fuerte abrazo, Alfredo.

Natàlia Tàrraco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Natàlia Tàrraco dijo...

No he visto la peli pero viniendo de Clint espero lo mejor.
Tomo nota amigo, gracias.
Te cito en mi última entrada con razones de peso y me considero agradecida por tu constante visita de amigo sincero. Besos.

Alfredo dijo...

PACO: La peli se centra más en la oscura personalidad del fundador de la organización más que en el desarrollo de esta. Una intención que yo creo que hubiera necesitado más metraje y algún actor mejor escogido para culminar con éxito total.

Un abrazo!!

*******

CAS: Me parece a mí que la historia tiene momentos en los que el ritmo se para mucho y luego le cuesta retomar el vuelo. De todos modos, es una película que ayuda a comprender algunas cosas.

Besos!!

*******

NATALIA: Siempre tan generosa conmigo. Te animo a que veas la película para asomarte un poco a los rincones oscuros de un personaje controvertido que se quedó anclado en una época y no supo adaptarse a los nuevos tiempos.

Un beso!!