miércoles, 5 de mayo de 2010

Rodney Graham (Abbotsford, Vancouver, 1949)


Seguramente la persona que tomó la decisión de despedir al protagonista de este artículo, de la empresa de distribución de bebidas alcohólicas en la que trabajaba, no sabía el favor que le esta haciendo al mundo del arte. Era el año 1986, y Rodney Graham, después de haber pasado por una diversidad de empleos, empezó a convertirse ahí en uno de los creadores contemporáneos más poderosos a escala planetaria.

Aunque es un tópico decir que se trata de un artista inclasificable, eso no es menos cierto en el caso de Graham, un creador que toca todos los palos habidos y por haber desde la música a la pintura, pasando por la video instalación, la escultura, la fotografía, la producción, incluso actúa y dirige, entre otras cosas más. Eso da lugar a un corpus artístico de enorme magnitud y en el que los conceptos de apropiación y de reinterpretación son claves muy evidentes.


Un artista que tiene en la música un cimiento desde que estuviera inmerso en la escena underground y punk de Vancouver durante los años 70, formando parte de diferentes grupos, y en tiempos más recientes como integrante del grupo Voluminazer o como cantautor. De ahí que podamos encontrarnos en sus obras con reminiscencias tanto de la filosofía de Kierkegaard como del grunge de gente como Kurt Cobain. De esta afición musical el director del CAC (Centro de Arte Contemporáneo) de Málaga, Fernando Francés ha dicho que “es su disculpa para pensar y para reflexionar sobre la sociedad y sus parámetros, sobre los mitos y estereotipos que, con el tiempo, ésta ha ido creando para aumentar sus imperfecciones”.

En el artículo La pluralidad lingüística de Rodney Graham, de Enrique Castaños, se dice, en relación a las fotografías de árboles al revés, que: “presentan una inequívoca filiación neoconceptual: en vez de los depósitos de agua y de las casas de entramado de los Becher, estos árboles de frondosa copa están relacionados con un ámbito que desde siempre ha interesado al creador canadiense: la fenomenología de la percepción”.


Unos árboles que encajan perfectamente en la autodefinición que Graham hace de su filosofía artística. Una filosofía en la que se dan la mano Duchamp y Picasso, y dejo que sea el propio artista quien se explique: “Me sitúo en la tradición duchampiana de la ironía. Aburrido de un trabajo que exigía una explicación constante, opté por un impacto más inmediato. Y eso es Picasso para mí”.

Lo que le interesa a Graham es explorar modos y manera de percibir las cosas, y temas relacionados también con el lugar, al mismo tiempo que se cuestiona de una forma muy poderosa los conceptos de autoría, identidad artística, representación y repetición. Una apropiación que inició en los años 80 “con obras como Lenz en la que manipulé el texto el dramaturgo Büchner”, en palabras del propio autor, técnica con la que reconstruye la realidad y la vuelve a reconstruir según sus propias ideas y convicciones para volver a ponerla delante del espectador y que éste tome su postura.


Ese postura le ha llevado a reinterpretar algunas de las obras de creadores relevantes, como el caso de Picasso, para originar unas nuevas cargadas de ironía y cargadas de un significado que no tenían inicialmente. Para Fernando Francés, Graham también es un “usurpador de imágenes, de conceptos y de música que reconstruye la realidad con una mirada entre irónica y crítica”.

6 comentarios:

sonoio dijo...

es que de esto se trata el arte actual, al menos en occidente...ica latina diría que aunque no se contraponga filosóficamente con este principio, hay una idea más comunitaria del hacer artístico...

un gran abrazo alfredo

Balamgo dijo...

Muy interesante y prolijo post.
Me ha gustado mucho.
Un abrazo.

Alfredo dijo...

SONOIO: Realmente no conozco en profundidad la filosofía del quehacer artístico en iberoamérica, algo que me parece enriquecedor para el proceso artístico, y es que el concepto de original desde que los medios de reproducción en serie vieron la luz, es un concepto menos rígido.

Un saludo!!

**********

BALAMGO: Gracias por darme tu opinión sobre el artículo.

Abrazos!!

Mimí dijo...

Es genial, una combinación de todo y la mirada de un Cortázar ¡ufff! este si que tiene que merecer la pena.

Un abrazote, Alfredo.

Ivan Ignacio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carla dijo...

Alfredo, es excelente este post. Las imagenes que elegiste son magníficas y van muy bien y se relacionan perfectamente con el artículo.