lunes, 23 de febrero de 2009

Gwendal



Cuando empecé, hace ya unos años, a rascar la superficie de ese mundo musical que se etiqueta como “celta” (denominación sobre la que habría mucho que hablar), encontrarme con el sonido de este grupo bretón no podía más que causarme un impacto muy importante que obligaba a replantearse todo el esquema musical que uno se iba haciendo en su cabeza. Y es que Gwendal suena a otra cosa, se reconocen melodías, ritmos, pero al final la conjunción de múltiples elementos procedentes de otras formas musicales han hecho que Gwendal entre, y por derecho más que propio, en ese olimpo de grupos elegidos para formar parte de la leyenda.

Dentro de la efervescencia social y cultural que se vivió en nuestro continente (en otros también, pero ahora el que nos interesa es Europa), se asiste a un movimiento de modernización de las músicas populares lo que daría frutos muy interesantes en países como Irlanda o en regiones como la Bretaña francesa (vinculado en muchos casos a movimientos sociales y culturales de raíz nacionalista), entre otras, y que introdujeron en la modernidad a aquellos ritmos y canciones tradicionales, generándose una suerte de renacer musical, o de puesta al día, al entrar en contacto con el pop y el rock e incluso el jazz, en un primer momento, y con otras músicas un poco más adelante.

En ese contexto nace Gwendal en el año 1972, con el impulso de Jean Marie Renard, primero guitarrista y luego manager del grupo, siguiendo una estela que estaba abriendo el cantautor también bretón, Alan Stivel. Así se formó un quinteto de músicos con distintos lugares de procedencia musical, para dar lugar a un sonido muy característico ya desde sus inicios, y que sigue manteniendo su frescura a pesar de los años transcurridos y de los diferentes cambios que ha sufrido la formación en la que sólo se mantiene el flautista Youenn Le Berre.

Flauta de metal, violín, guitarra acústica, mandolina y bajo son los instrumentos con los que el grupo fue empezando a dar forma a su sonido, y a los que con el paso del tiempo se incorporaron la gaita, la batería, o los teclados. Si el grupo se formó en 1972, muy pronto, en 1974, graban su primer disco titulado Irish jig, y es que a pesar de su origen bretón, la mirada hacia Irlanda es constante; el segundo llegará un año después y lo titularon John Cant’s reel; y el tercero en 1976, Rainy Day.

Una carrera discográfica tan fulgurante como el inicio de sus giras fuera de sus fronteras naturales, una de las cuales les trajo a España por vez primera en el año 1975, muy poco después de la muerte del dictador, de la mano del cantautor vasco Imanol, quien había estado exiliado en Francia, y que los incluía en sus conciertos como teloneros, en lo que fue el principio de una larga relación con nuestro país que se ha mantenido a lo largo de los años, especialmente con regiones como Galicia o Asturias, donde han servido de modelo para muchos grupos aunque su influencia musical también se deja sentir en formaciones en otras latitudes nacionales.



Su forma de tocar tiene bastante que ver con la forma de hacerlo en el jazz, es decir, con un tema que tocan todos y sobre el que se van introduciendo improvisaciones de los diferentes instrumentos, en lo que probablemente es la marca distintiva del sonido Gwendal, en el que también nos podemos encontrar con esquemas roqueros, del pop, la música clásica o, como en el caso del disco Pan Ha Diskan de 1995, con ritmos e instrumentos propios del continente africano.

El grupo ya no mantiene la presencia de años atrás y su último trabajo de estudio lo sacaron en el 2005, cuando publicaron War-Rog, después de una década de silencio discográfico, si exceptuamos los recopilatorios de 1996, Lo mejor de Gwendal, y 1998, Aventuras Célticas, y en 2008 también aparecen en Best of, un recopilatorio de música celta editado por Keltia Musique.
La formación actual está formada por el flautista Youenn Le Berre, el violinista Jean-Claude Philippe, el guitarrista Ludo Mesnil, Jérôme Gueguen a los teclados, Pascal Sarton al bajo y David Rusaouen a la batería.

Larga vida a Gwendal.

4 comentarios:

Bonsaimusic. dijo...

Pienso que este grupo empezó a emerger en el mundo discográfico arropado por la etiqueta de música celta pero con el trancurrir de los años han evolucionado musicalmente a todo tipo de nuevos ritmos, desde el rock hasta el jazz, pasando por la música clásica. Hay que escuchar un cd y dejarse sorprender por este magnifico grupo.Gracias por compartir tus gustos musicales.

Te mandamos besos felices.

Alfredo dijo...

Un grupo con una riqueza musical extraordinaria, que ha sabido abrir caminos nuevos a partir de la tradición. Efectivamente, un grupo para dejarse sorprender.

Besos!!

carmensabes dijo...

Adoro a Gwendal, me encanta en momentos en soledad...no sé porqué...

Alfredo dijo...

Probablemente porque hace que te sientas acompañada, y porque su música mete ritmo al cuerpo.

Besos de Antroxu!!