domingo, 10 de agosto de 2008

Yuri Dojc (Humenné, Eslovaquia, 1946)


Uno de esos azares que tiene el destino cambió radicalmente la vida de este fotógrafo. Era el famoso y mitificado año 1968, cuando la entrada de los tanques de la URSS entraba en el país centroeuropeo y ponía fin a la llamada “primavera de Praga”, ahogando, como ya había sucedido en Hungría en 1954, las posibilidades de que Checoslovaquia buscara su propio camino en la historia.

Ese suceso pilló a Dojc como estudiante en Gran Bretaña, estatus que modificó inmediatamente por el de refugiado político. Un visita al consulado de Canadá le abrió las puertas del que sería su país de acogida y en el que ha desarrollado una más que exitosa carrera fotográfica. El aterrizaje en Canadá lo hizo en la ciudad de Toronto y con 6 dólares en el bolsillo.


De ahí ha pasado a convertirse, con el paso de los años, en uno de los fotógrafos más respetados, y uno de los grandes autores de desnudos, como dejó patente la revista italiana L’Espresso, en su colección de libros titulada Eros y Fotografía, en la que Yuri Dojc comparte protagonismo con gente como Robert Mappelthorpe, David Lachapelle o Man Ray.

Son famosas sus imágenes de mujeres desnudas acompañadas por pequeñas figurillas que utilizan los cuerpos como plataforma de juegos, o para plantear una relación lúdica con modelos que están ausentes, que parecen no presentir la presencia de esas infantiles fierecillas, como si pertenecieran a distintos universos condenados a no entenderse, pero, al mismo tiempo, mantienen una lejana comunicación de tintes lúdicos.

Y es que el sentido del humor es algo que podemos apreciar en muchas de sus fotografías, como en aquellas en las que retrata a mujeres vestidas sucintamente o vestidas en absoluto, atacadas por la puerta del lavavajillas, o tumbadas sobre una mesa paladeando con una delectación quién sabe si sexual, el líquido que se vierte de una tetera de porcelana blanca. Mensajes simples desde un punto de vista conceptual pero que llegan con claridad al espectador.

Ese contenido a medio camino entre lo lúdico y lo sexual (¿acaso son elementos que se pueden desligar?), se observa también en sus fotografías de elementos vegetales con partes que se insertan en las cortezas o que remiten a los órganos sexuales femeninos. Unas mujeres que cuando retrata en blanco y negro tienen el aspecto de esculturas marmóreas, muchas veces colocadas en posturas complejas que no hacen perder un ápice de sensualidad a esos cuerpos que nos ofrecen a la vista unos juegos de formas de una gran brillantez formal, y que no hacen sino que aumentar la belleza intrínseca que tienen. Juegos de formas que se acentúa cuando las hace posar con instrumentos musicales (violas, contrabajos), estableciendo un juego muy interesante entre las formas propiamente femeninas y las de los instrumentos, en un juego que, en ocasiones, adquiere tintes surrealistas.


Las miradas de sus modelos están cargadas de melancolía, se alejan del espectador, y miran más allá pero sin fijar la mirada en ningún lugar concreto, simplemente dejan que la mirada vague sin rumbo, y cuando nos miran parece que nos están pidiendo un momento de escucha, de comprensión, un segundo de diálogo mudo, de compañía sin palabras innecesarias, porque todo lo importante ya está dicho.

7 comentarios:

CASANDRA dijo...

"porque todo lo importante ya está dicho"..y es así nomás.
Noche en Montevideo. Un fin de semana "agotador" fiesta de 2 cumpleaños incluída, pero como no pasarme por tu blog? Siempre encuentro algo que despierta mi interés. Por eso digo como tú, que todo lo importante está dicho por ti. Ahora queda saborear la información, informarme más, pero siempre oficias de trampolín para mi curiosidad. (Cuando leo de como la casualidad, cierta contrariedad, ha influído favorablemente en el descubrimiento de un camino de vida, como en el caso que relatas,
pienso si a todos nos pasará? Posiblemente en mayor o menor medida, se nos da. un beso, y perdoná la lata.

Monik dijo...

Unas fotografías increibles la verdad...claro que el ataque de las vacas u ovejas a la "mushasha" pos parece un momento "Gulliver" no crees? XD

Besotes!!

Alfredo dijo...

CASANDRA: Agotador pero supongo que divertido fin de semana. Muchas gracias por la generosidad de tus comentarios. Y sí, la casualidad puede tener mucha influencia en la vida de las personas.

Abrazos!!

************

MONIK: A mí también me parecen fantásticas las fotos de este tío. En lo que no había pensado es en el momento Gulliver, y ahora que lo dices si es cierto que hay algo de eso.

Besos!!

Estel_Julià dijo...

Alfredo,

Un magnífico fotógrafo el que nos das a conocer, sin duda hace un tratamiento del cuerpo de la mujer muy peculiar.
Algunas imágenes son impactantes.
Yo también tengo un preferido Mapplethorpe, su fotografía está también cargada de erotismo incluso en las que hace a las flores.
En ocasiones es el modelo lo realmente impactante.
El fotógrafo sin duda, un maestro al captar la luz, crear el ambiente atrapar con la instantánea.


Un abrazo,


Estel J.

Alfredo dijo...

Tiene una combinación de sentido del humor, sensualidad y dominio de la técnica que le hacen ser un fotógrafo fantástico.

Comparto interés por Mappelthorpe, posiblemente el fotógrafo por excelencia del cuerpo masculino, y que dota a todos sus trabajos de un contenido erótico muy grande.

Y todavía hay gente que piensa que la fotografía no es un arte.

Abrazos!!

Fuga dijo...

Gracias por dar a conocer tan fantástico fotógrafo.

Y todavía hay gente que piensa que la fotografía no es un arte. y yo añado...además es un deporte de riesgo !!!!!, llevo varias caídas por buscar "la foto", la última sobre "el furacu" en la roca de la playa San Antolín, y sabes lo primero que hice?, comprobar que la cámara funcionaba y hacerme una foto del "güevu" que se formó en un minutín sobre mi pobre rodilla, poner hielo y a Posada de urgencias, si es queeeeeee -una ya no tiene edad para saltar como las cabras-

------------

Prestome lo de los besinos na frente , devuélvotelos ;-)

Alfredo dijo...

Qué me vas a contar a mí, Fuga, que ya he recibido amenazas e insultos por estar haciendo simples fotos en eventos deportivos, más concretamente futbolísticos.

Por cierto, menudos paisajes que hay por la zona de Llanes. Sn fantásticos para la fotografía y para otras muchas cosas. Yo tengo algunas que me gustan mucho del ídolo de Peña Tú.

Y es verdad que hay que tener cuidadín, que uno se centra en la foto y siempre hay algún furacu o escalón traicionero.

Besinos piquiñinos!!