viernes, 14 de marzo de 2008

Santiago Sierra (Madrid, 1966)


El hombre invisible acción 5

Performer, fotógrafo, y video creador, el hispano-mexicano Santiago Sierra, es un artista que saltó a la fama internacional gracias a la obra que presentó en la 50 Bienal de Venecia, celebrada en el año 2003, muestra a la que ya se había asomado en dos ocasiones anteriores. En ese año 2003, Sierra levantó un recinto delimitado por un muro de ladrillo sin acabado a cuyo interior se accedía por medio de una pequeña puerta de servicio en la parte posterior. Ante la puerta se colocó un vigilante uniformado que tenía instrucciones de permitir el paso sólo a aquellas personas que exhibieran un DNI o pasaporte españoles, negando la entrada al resto de posibles espectadores, lo que generó considerables olas de protesta oportunamente aireadas en diferentes medios de comunicación.


Los que pudieron acceder al interior, se encontraron con un espacio vacío con los restos que quedan después de cualquier obra, tirados por doquier. Con ello, el artista quería criticar la política de elevación de muros, de blindaje de fronteras para impedir la llegada de inmigrantes. De esa manera, convirtió a ese espacio en un lugar de fuerte contenido metafórico, relacionado con unas leyes que son arbitrarias en relación al extranjero ya que no todos son tratados por igual, ni tienen que cumplir los mismos requisitos.

En su interior, el 1 de mayo de 2003, realizó, a puerta cerrada la acción a la que tituló Mujer con capirote, y en la que una mujer permaneció sentada por espacio de una hora, sin moverse ni emitir ningún tipo de sonido, y tocada con un capirote negro. Sierra tomó fotografías del momento y también hizo una grabación en video.

Esa es solo una pequeña muestra de la producción de un artista como Santiago Sierra, capaz de contratar a un indigente para tenerlo metido durante dos semanas en un hueco bajo tierra, a cambio de un salario de 7 dólares la hora para hacerle unas fotografías. En otra edición de la Bienal de Venecia dio dinero a dos centenares de personas a cambio de que aceptaran teñirse de rubio, o pagar 20 dólares a 10 personas a cambio de grabarles con una cámara mientras se masturbaban. Con este tipo de acciones, Sierra está criticando el nivel de comercialización, por un lado, y de explotación por otro, al que han llegado nuestras sociedades, porque los actos que realizan esas personas no son malas o censurables (no lo es teñirse el pelo, no lo es masturbarse, no lo es tatuarse…), sino que lo curioso es que hay personas que son capaces de poner precio a esas cosas, o, dicho de otra manera, hay personas obligadas a vivir en niveles de pobreza tales que son capaces de "vender" su cuerpo.

En la galería Lisson de Londres, realizó otra acción cargada de provocación, aunque en este caso estuviera algo disimulada. Sierra presentó en la galería 21 módulos antropométricos, todos ellos de idéntico tamaño geométrico y con un aspecto terroso. La clave de estos 21 módulos está en que el material con el que están hechos son excrementos humanos recogidos en las ciudades de Nueva Delhi y Jaipur por los trabajadores del Sulabh Internacional of India, una institución de carácter sanitario en la que trabajan miembros de la casta de los intocables, muchos de ellos ya desde niños, que se pasan la vida recogiendo esos excrementos como forma de expiación de una vida anterior en la que fueron malvados. Esos desechos de origen humano permanecieron tres años en reposo, hasta que las autoridades sanitarias hindúes los mezclaron con tierra y permitieron su viaje hasta la antigua metrópoli.

Sierra volvió a levantar las quejas del público cuando decidió, en la misma galería Lisson, cerrar las puertas de la misma el día en el que se inauguraba una exposición dejando a todos los invitados plantados en la calle. Sus obras no siempre son del agrado de las autoridades, precisamente por el mensaje crítico que subyace en todas ellas, llegando a prohibirse alguna de las acciones que tenía planificadas. Eso le pasó en Ciudad Juárez, un lugar tristemente famoso por las matanzas sistemáticas de mujeres con total impunidad, y donde tenía previsto realizar una acción a la que tituló Sumisión. La idea era excavar, en un descampado próximo a la frontera con los USA, la palabra "sumisión" para luego llenarlas de gasolina y prenderles fuego un día y a una hora determinados. No fue posible debido a la intervención de la policía mexicana.


En la localidad de Stommeln (Alemania) convirtió a una sinagoga abandonada en una gigantesca cámara de gas, utilizando una serie de mangueras que introducían en su interior las emisiones de los tubos de escape de seis coches aparcados fuera del edificio. La tituló 245 metros cúbicos. Los visitantes tenían que entrar equipados con una máscara antigás y acompañados por un bombero, además de firmar previamente un documento en el que se declaraban conocedores de la existencia de monóxido de carbono en el interior. La obra se tuvo que cerrar un mes antes de lo previsto por la polémica que generó.

También en Alemania, realizó una acción titulada Los castigados, con ciudadanos del país nacidos antes de 1939 a los que puso en distintas ubicaciones de la ciudad de Frankfurt mirando a la pared, como si alguien les hubiera castigado, y en silencio total. La referencia a un sentido de culpa germánico por los sufrimientos causados durante la Segunda Guerra Mundial, es lo que subyace a esta obra.



Art Safari

6 comentarios:

Milagros Sánchez dijo...

Este artista madrileño quizás sea uno de los fotógrafos hispanoamericanos contemporáneos más famoso, debido a este sentido crítico y provocador que suele dar a sus puestas en escena a la hora de hacer estos performers o vídeo creaciones tan originales. Ya lo había descubierto también aquí en Internet cuando salió en El País la polémica que hubo cuando en la galería Lisson de Londres presentó los 21 módulos antropométricos cuyo material eran excrementos humanos recogidos en varias ciudades de la India.
Besos multicolores y buen finde.

Jesús dijo...

¿Artista o gamberro? La verdad es que sus montajes son bastante interesantes

Corazón Coraza dijo...

AYY!!! ASTURIANOOO QUE EXTRAÑABAA LEERTEE!!!... :)) Ya me tendré que poenrme al día!!! con estos post taaan taaannn tuyoss!! ;))....
Ya estaremos de nuevo en contacto!! NO?? jeje!! :))
BESOTESSS Y ABRAZOOOSSSSSSSS ENOORMESSSSS MI QUERIDOO ASTURIANOo!! :))
***********************

GRACIASSSS....MUCHIASSSS... GRACIASSSS!! Por las hermosas palabras de siempre!! :))
Realemnte es una caricia al alma saberlos de "el otro lado".... Disculpen mis "ocurrentes e inesperadas" desapariciones... es que la vida vieron cómo es??!! ¡Te sorprende a cada instante!! jajaja!!... Claro que para bien..o para mal... lo bueno..es que no nos deja de soprender!! ;) NO? Y saber que siemrpe... siempre... "lo feo" que nos pueda llegar a pasar... eso mismo Nos dará sus satisfacciones!! ;)
La verdad es que estuve ausente imprevistamente... por falta de tiempo y cansancio... que ni ganas me daban de sentarme frente a la PC en casa...y seguir tecleando... je... pero sí que recorría sus palabras... y me deleitaba con ellas... y por supuesto... ¡SORPRENDIENDOME CADA DÍAS MÁS EN -Y- CON CADA BLOG!! REALMENTE UN PLACENTERO DISFRUTE!! :)Aunque no haya dejado letra alguna... mis ojos... trataron de fijar su mirada en sus encantadoras páginas!!
BESOOOTESSS ENOOORMESSS!!! Y COMO SIEMPREE.... BUENA VIDA PARA TODOSS!!!
SEAN MUY FELICESS!!... ABRAZOTE DE CORAZÓN! :))

Alfredo dijo...

MILA. Efectivamente el trabajo de este fotógrafo y muchas más cosas, es de una enorme potencia, capaz de generar polémica pero no vacía, no es provocar por provocar, sino que lo hace con un sentido profundo de lo que hace.

Abrazos!!

*****************

JESÚS: De gamberro no tiene nada. Lo que hace tiene justificación, si fuera un gamberro no la tendría.

*************

CORAZÓN CORAZA: Mientras este sitio siga en pie, serás bienvenida las veces que te quieras pasar por aquí, tanto si dejas huella como si lo haces con sigilo.

Gracias por la fidelidad lectora!!

Pancho dijo...

Muy buena la nota. Ahora, con la obra Contador de Muerte, se está hablando mucho de Sierra, pero tu nota enfocada en trabajos previos con el cuerpo, la vida, y el dinero, le da otra dimesión. Seguro que cuelgo algo (más elemental) en mi blog. Cuando puedas, me encantaría que lo veas. marchiaro.blogspot.com

Alfredo dijo...

PANCHO: Gracias por la invitación que me haces para visitar tu blog y que acepto de buen grado. La obra de este autor es de esas que hay que seguir siempre con interés porque mantiene una actitud creativa muy honesta y comprometida.

Saludos!!