miércoles, 5 de marzo de 2008

Ouka Lele (Madrid, 1957)

"Mi tema favorito es la belleza. Intento acceder a ella y todas mis fotos son intentos. Si consiguiera alcanzarla y plasmarla del todo, creo que habría llegado a mi meta. Pero todavía me queda mucho camino."


En 1957 nacía Bárbara Allende Gil de Biedma, o lo que es lo mismo, Ouka Leele, una de las fotógrafas de trayectoria más consolidada en España, y Premio Nacional de Fotografía en el año 2005. El pseudónimo con el que es conocida lo tomó de una obra del pintor "El Hortelano", con quien compartió años de eso que se dio en conocer como la "movida madrileña", autor de un mapa estelar en el que aparecía una constelación a la que llamaba Ouka Lele. A partir de ahí Bárbara decidió tomar eso como nombre artístico, aunque en 1999 empezó a añadirle otra "e" para dejarlo en Ouka Leele.

El hecho de recurrir a un pseudónimo lo explica la propia Ouka de la siguiente manera: "Porque Bárbara al principio se quería esconder. Quería crear un misterio dónde no se supiera ni la edad ni el sexo ni la procedencia ni la época y al crear ese misterio y esa aureola alrededor de mi obra hacerla más deseable. De todas maneras, el tiempo me reveló la traducción de Ouka Leele que quiere decir ‘que des muy bien la vuelta al círculo de la vida’."


Artista que no pudo entrar en la Escuela de Bellas Artes, se adentró en el mundo de la fotografía de una forma autodidacta, y su estilo empezó a ser muy reconocible por el hecho de pintar sus fotografías en blanco y negro con acuarela para llenarlas de color, algo que sigue haciendo.

"De entre todos los avances tecnológicos me fue regalada la fotografía como arma secreta para descubrir el misterio, yo le añadía los colores y se los sigo añadiendo, pues me devuelven la vida que ignorante a veces dejo escapar".

Muy pronto sus fotografías empezaron a llamar la atención y con 18 años vio como algunas de ellas eran publicadas en Principio. Nueve jóvenes fotógrafos españoles. Era 1976, y dos años más tarde se fue a Barcelona, ciudad en la que empezó a desarrollar su estilo personal retomando la antigua técnica de colorear sus fotos a mano. Eso, junto con la relación que establece Ouka Leele con lo que fotografía convierte a sus obras en un poema visual, como ha definido alguna vez ella misma su obra, una forma silenciosa de transmitir mensajes intensos, profundos, de hacernos llegar su forma de entender la vida y el mundo que la rodea, y en lo que su maternidad ha ejercido una poderosa influencia.

El encuadre es algo fundamental para esta fotógrafa que prefiere las cámaras manuales a las digitales. La infancia es un territorio que está muy presente en su obra, tanto la suya como la de su hija, y refleja lo que ve o conoce, en unas fotografías llenas de colores intensos. Ouka es una apasionada de las historias, lo que la ha llevado a hacer incursiones en la escritura y en el cine.

En ocasiones, sus imágenes adquieren un carácter que las acerca a los postulados pop, al menos por lo que se refiere al cromatismo, y que otras veces entran en un terreno que nos remite más a lo metafísico, incluso a lo surrealista. Modifica los colores de los cuerpos, tratados con una carga sensual, de tal forma que se confunden con el entorno, se camuflan de una forma que les da una corporeidad nueva.

Libros que se abren, pulpos, tortugas, elementos todos ellos que coloca sobre cabezas de varones, o afeitadoras como rulos, una cabeza rodeada de limones que recuerda de forma siquiera lejana a la Dama de Elche, nos habla también de un sentido del humor. En otras ocasiones, interactúa o reinterpreta el mundo de la pintura clásica.


"Creo que empecé haciendo poesía visual y poco a poco me di cuenta que me gustaba contar historias y que en cualquier lugar, en cualquier momento (hasta entre las sábanas) con un lápiz y un papel podía crear mundos, ilusiones, imágenes, emociones... Ahora mismo me apasiona escribir. Pienso que puedo crear fotografías, cuadros, imágenes, en la mente de cada lector y allí viven totalmente libres y cada una diferente".

5 comentarios:

Milagros Sánchez dijo...

Una de las mejores fotógrafas españolas con reconocimiento internacional y que como bien has explicado se dió a conocer a través de lo que se llamó "la movida madrileña" a finales de los 70. Casualmente se hizo fotógrafa ya que por circunstancias de la vida no pudo ingresar en Bellas Artes y eso que ella también es una excelente pintora, de ahí que haya utilizado el color (acuarelas principalmente) para sus fotografías que pinta manualmente.
Besos multicolores.

Alfredo dijo...

Sin duda una autora que ya atesora tras ella una carrera muy importante, y que, a buen seguro, todavía nos va a ofrecer muchas cosas interesantes.

Abrazos!!

Alfredo dijo...

Sin duda una autora que ya atesora tras ella una carrera muy importante, y que, a buen seguro, todavía nos va a ofrecer muchas cosas interesantes.

Abrazos!!

Bonsaimusic dijo...

Es una gran artista con sus fotos coloreadas. Y además, cuando estudie en Madrid tuve la oportunidad de conocerla personalmente y no desmerece como persona. Es muy integra. Y con una mirada llena de palabras. Entonces preparaba el book de una colección de moda de un tal Custo que nadie conocia en el circuito.
Me ha traido muy buenos recuerdos esta entrada.
Besos felices.

Alfredo dijo...

La obra de Ouka Lele, entre otras cosas, me transmite sinceridad, una mirada inteligente, y está bien que eso coincida con la personalidad de la artista.

Besos!!