martes, 8 de enero de 2008

Fue un 8 de enero de 2007

Esa fecha ya tiene su importancia en la intrahistoria de este blog. Ese día colgué mi primer comentario en este espacio cibernético, lo que quiere decir que hoy cumplo un año pilotando esta nave que sigue una deriva incierta con la dispersión por bandera.

Un espacio culturalmente tan ecléctico como su creador y mantenedor, que ha ido creciendo a impulsos, porque cuando decidí empezar este cuaderno de bitácora no tenía muy claro hasta donde iba a llegar. Lo que sí sabía era que iba a intentar plasmar las sensaciones, tanto positivas como negativas, que me dejan las experiencias culturales de las que participo como espectador y otras a las que llego a través del estudio.

Un año a lo largo del cual se ha ido incorporando gente a la nave, unos como comentaristas habituales, otros como visitantes de esos que no dejan huella, y otros que llegan por la casualidad. A todos muchas gracias por compartir, cada uno en su medida y gusto, este viaje.

Por delante otro año incierto, de ir día a día dándole forma a esta vida que no imita al arte, y con este video de la canción Que tengas suertecita, que abre el disco doble de Bunbury titulado El viaje a ninguna parte, resumo mis deseos para el año 2008 para todos los que tenéis por aquí vuestro lugar de parada habitual, esporádica o casual. Nos seguimos viendo en el ciberespacio.

6 comentarios:

nonasushi dijo...

Felicidades
Un año no es nada
Dentro de 10 todos millonarios
Saludos y feliz 2008

Milagros Sánchez dijo...

¡Felicidades amigo y que sigamos otro año más aquí compartiendo esta vida que no imita nunca al arte!
Besos :))

Alfredo dijo...

NONASUSHI: Gracias por la felicitación. Ya lo dijo Ángel González aquello de que para cumplir años hay que morir muchas veces mucho. Buen año de ilusiones compartidas y cumplidas.

Un saludo!

*****************************

MILAGROS: Te agradezco la felicitación y comparto deseo de que no ssigamos visitando, y que sigamos poniendo algo de belleza a esta vida.

Un abrazo :))

Corazón Coraza dijo...

AYYY! Asturianoo que me emocionaste chee!! De verdad te digo...buaaa!! Nosé...venía con todas las pilasss pa saludarte...(ya que no lo hago desde el año pasado...je :P) y nosé...algo acá dentro me agarro así...q me hizo poner la piel de gallina...será...el tema....digo la letra de la canción, tambiém?? Nosé....
Lo que sí sé es que con tu blog.....AYY!! Que aprendo muchoo!! ja! Estoy recontra re inteli9gente últimamente sólo un poco más he?.?? porque bueno, te habrás dado cuenta que mucho más no necesitaba...jajajajaja!!! Es un placer leerte, haberte encontrado y que "soportes" tantas "boludeces" mías... :) De todo corazón querido Asturiano... te deseo lo eçmejor pa este añooo!!! Y Vamos por más hee?? aseguir con toda la fuerzaa!!!
Yo hoy llegué de mis días de playa, río... mar....buaaaaaaaaa...de solo recordarlos... GRRRR!! Porque ahora me estoy muriendso de calorrr en esta ciudaddd!!! GRRR!!....quiero ser PEZ!! jaja!!
Besotes enormess!! y se me cuida muchiiooo sip??
Un gran abrazo!

Corazón Coraza dijo...

hemmm...... Y por qué la vida No imita al Arte???......... o vos lo decís... así particularmente por vos.........??.........

¿La vida imita o No imita al arte...???

Vos sabés que muchas veces me he quedado pensando en este título tuyo del blog..... y EJEM! ....parece que no he sacado ninguna conclusión q me cerrara...porque ahora mismo....me voy pensando.............Imita ....o no imita......arte.......vida....................

Alfredo dijo...

CORAZÓN CORAZA: Muchas gracias por tu comentario, y si cuando te pasas por aquí encuentras algo que te interese, pues genial. La letra de esa canción a mí me dice muchas cosas, y es una letra para escuchar despacio.

La frase que uso como titúlo de este espacio, me parece interesante porque invierte los términos que serían lógicos, porque tendría que ser (o no) el arte el que imitara a la vida porque sin ella nada sería posible.

El arte, por lo menos el que yo considero de interés, es el que va más allá, el que abre puertas, el que cruza fronteras para entrar en territorios que sin la vida no serían posibles, pero que la trascienden y en ese sentido creo que se puede entender que el arte no imita a la vida, sino que le aporta un sentido diferente, le pone una cara más al poliedro.

Como siempre, un auténtico placer contar con tu presencia.

Un abrazo trasoceánico y un año que nos traiga "suertecita" :))