lunes, 3 de diciembre de 2007

Hedningarna



Hedningarna

Hallbus Totte Mattsson, Björn Tollin, Anders Stake, Anita Lehtola (sustituyó a Tello Paulasto) y Liisa Matveinen (por Sanna Kurki-Suonio), son los componentes actuales del grupo sueco Hedningarna (Los Paganos), y en los que se reúnen influencias de lo más diverso que confluyen en una música tan especial que incluso necesita de instrumentos construidos ex profeso para originar la sonoridad que define a este grupo, de lo que se encarga el violinista, Anders Stake, uno de los fundadores del grupo junto con Totte Mattsson y Tollin.

La aparición de Hedningarna en el panorama musical sueco, transformó radicalmente las coordenadas en las que se venía moviendo el folk del país nórdico, al lograr aunar de una forma, yo diría que única, las raíces más profundas de la música tradicional, con lo que podríamos llamar la más rabiosa contemporaneidad musical. El grupo logra una sonoridad que necesita de una escucha atenta, de un reposo para lograr asimilar todo lo que estos músicos nos proponen, e ir descubriendo poco a poco, casi en una labor detectivesca al más puro estilo de Sherlock Holmes, unas guitarras que llegan por la vía de Jimi Hendrix o de Led Zeppelín, por citar dos, para fundirse con los ritmos llegados desde la verde Irlanda, las repeticiones que definen al tecno, toques orientales, sonidos industriales, los cantos tradicionales de los lapones o los aborígenes australianos.



Vottikalinna

Complejidad que tiene su base en la sencillez, aunque pueda sonar paradójico, porque se viste a un ritmo como puede ser el de la polka, muy querido por el grupo, con toda una serie de oropeles que conforman un universo sonoro ciertamente original, complejo, rico, a través del cual toman vida los seres de la mitología escandinava, y las criaturas animales que pueblan las nieves y los bosques de sus norteñas latitudes.

Un grupo que ya desde su formación allá por 1989, destacó por el ritmo endiablado, y en 1991, después de fichar por la discográfica Silence, ya empezó a definir el sonido por el que es reconocido en todo el mundo. Una música áspera, en ocasiones, complementada con unas magníficas voces femeninas, y en 1995 ya editó su primer disco como quinteto Kaksi! (Dos en finlandés), y que fue reconocido en su país como el mejor disco de folk del año.



Kruspolska

Al año siguiente el grupo se queda sin sus dos cantantes finlandesas, Tello y Sanna, lo que obligó al trío original a redefinir el rumbo del grupo, para lo que decidieron regresar a sus orígenes, en la región sueca de Dalarna donde a través de las generaciones se ha venido manteniendo con enorme vitalidad la música tradicional, especialmente de violinistas, para buscar composiciones a las que aplicar sus novedosas ideas musicales. De ahí nacería Hippjok, un disco fundamental para el grupo, en el que participaron músicos muy importantes del panorama escandinavo, y en el que tomaron como referencia el canto improvisado de los lapones (joik), a la voz de Wimme Saari, e incoporando el didgeridoo. El resultado fue un disco en el que predominaron las claves del pop que la poesía que había caracterizado a sus letras hasta ese momento.

El tecno, el rave son otros de los ritmos que Hedningarna incorpora, unos tipos de música de los que Anders dice que "a veces, ese tipo de música y la forma de tocar está muy próxima a las antiguas composiciones para violín de una o dos notas. También escuchamos mucho la música antigua de las aldeas de Dalarna. Muchas de nuestras composiciones son tradicionales, solamente les colocamos instrumentos más modernos y nuevos arreglos."



Veli

En 1999 sacan Karelia Visa, un trabajo discográfico con letras basadas en textos basados en el Kalevala, la colección de cantos rúnicos procedentes de la región rusa (antes finlandesa) de Karelia. Para este disco recuperaron a Sanna y se incorporó Anita Lehtola.

Hedningarna, un grupo con un rumbo propio, original, sorprendente y en la que la fusión y la evolución constante definen un sonido que les caracteriza e individualiza totalmente en el panorama musical del folk.



Tina vieri

Rueda el estaño, ruedan las varillas, / Ruedan los trocitos, rueda el hierro, / Muy lejos por tierras extrañas / Donde no vuelan nuestros pájaros / Y hasta las urracas suenan diferentes. / Allí nadie me conoce, / Pero a los demás creo conocerlos. / Se movieron ramitas y temblé / Volaron hojas y me sobresalté. / Si mi padre lo supiera, / Si mi madre lo adivinara / Saldrían del reino de los muertos / Y bajarían del cielo, / Saldrían del reno de los muertos / Para ayudar a su hija. / No he visto a mi madre / Desde que cerraron el ataúd / Desde que lo sellaron con clavos de estaño, / Y lo sujetaron con clavos de cobre, / Desde que lo sellaron con clavos de estaño / Y lo sujetaron con clavos de cobre. / Dirigí plegarias a la luna llena / Que me observaba fulgurante: / Funde los clavos de estaño de su ataúd, / Desclava los de brillante cobre. / Funde los clavos de estañó de su ataúd, / Desclava los de brillante cobre / Del ataúd de mi madre, / Del ataúd de mi madre. / Funde los clavos de estaño de su ataúd, / Desclava los de brillante cobre.

2 comentarios:

Milagros Sánchez dijo...

No conocía nada de este grupo nórdico, Hedningarna, de modo que me ha parecido estupendo descubrirlo y disfrutar de su compleja y variada música, que además me pareció original dentro de lo que estamos acostumbrados a escuchar en este panorama del folk.

Alfredo dijo...

Desde los países nórdicos, además de música comercial, también nos bajan cosas como estas y como un grupo finlandés del que me ocuparé dentro de unos días.

Tanto a Hedningarna como a Varttina (los finlandeses) ya me gustaría poder verlos en directo.

Un abrazo!