martes, 8 de mayo de 2007

Eduardo Galeano


Mensaje a los padres

Hoy en día, la gente ya no respeta nada. Antes, poníamos en un pedestal la virtud, el honor, la verdad y la ley… La corrupción campea en la vida americana de nuestros días. Donde no se obedece otra ley, la corrupción es la única ley. La corrupción está minando este país. La virtud, el honor y la ley se han esfumado de nuestras vidas.

(Declaraciones de Al Capone al periodista Cornelius Vanderbilt Jr. Entrevista publicada en la revista Liberty el 17 de octubre de 1931, unos días antes que Al Capone marchara preso.)

Mundo infantil

Hay que tener mucho cuidado al cruzar la calle, explicaba el educador colombiano Gustavo Wilches a un grupo de niños:
- Aunque haya luz verde, nunca vayan a cruzar sin mirar a un lado, y después al otro.
Y Wilches contó a los niños que una vez un automóvil lo había atropellado y lo había dejado tumbado en medio de la calle. Evocando aquel desastre que casi le costó la vida, Wilches frunció la cara. Pero los niños preguntaron:
- ¿De qué marca era el auto? ¿Tenía aire acondicionado? ¿Y techo solar eléctrico? ¿Tenía faros antiniebla? ¿De cuántos cilindros era el motor?

La fuga / 1

Charlando con un enjambre de niños de la calle, de esos que se trepan a los autobuses en ciudad de México, la periodista Karina Avilés les preguntó por las drogas.
- Me siento muy bien, me quito de los problemas – dijo uno.
- Cuando bajo a lo que soy –dijo-, me siento encerrado como un pajarito.
Esos niños eran habitualmente acosados por los policías y los perros de la Central Camionera del Norte. El gerente general de la empresa declaró a la periodista:
- No dejamos que los niños se mueran porque, de alguna manera, son humanos.

La fuga / 2

En las calles de México, una niña inhala tolueno, solubles, pegamentos o lo que sea. Pasada la tembladera, cuenta:
- Yo aluciné al Diablo, o sea que se me metía el Diablo y en eso, ¡pus!, quedé en la orillita, ya me iba a aventar, de ocho pisos era el edificio y ya me iba yo a aventar, pero en eso se me fue mi alucín, se me salió el Diablo. El alucín que más me ha gustado es cuando se me apareció la Virgencita de Guadalupe. Dos veces la aluciné.

La excepción

Existe un solo lugar donde el norte y el sur del mundo se enfrentan en igualdad de condiciones: es una cancha de fútbol de Brasil, en la desembocadura del río Amazonas. La línea del ecuador corta por la mitad el estadio Zerao, en Amapá, de modo que cada equipo juega un tiempo en el sur y otro tiempo en el norte.

Textos extraídos del libro Patas arriba (La escuela del mundo al revés) de Eduardo Galeano. La primera edición es de noviembre de 1998. Siglo XXI de España Editores S.A.

2 comentarios:

fabricadepolvo dijo...

Eduardo Galeano es, con el riesgo de abrirle los ojos de plato a más de un académico de esos serios y de pajarita, el historiador más importante de América Latina. Si ese libro te gustó, checa Días y noches de amor y de guerra; uno de los pocos libros que me ha quebrado literalmente. Un saludo y gusto por la coincidencia.

Alfredo dijo...

Este es un libro que leí hace ya varios años y que me he comprado hace poco. Sin duda, uno de esos escritores que merece la pena leer, especialmente cuando se quiere tener una idea de la realidad del continente iberoamericano.

El libro que me recomiendas no lo conozco pero lo buscaré, el que sí tengo leído es el Libro de los abrazos.

Un saludo!