lunes, 17 de diciembre de 2012

Dave Brubeck, el jazzman al que quisieron convertir en veterinario



Hace tan solo unos días, el pasado 5 de diciembre, el mundo de la música veía como le dejaba una de esas figuras fundamentales, un músico que a lo largo de su vida intentó y consiguió, una unión tremendamente rica entre el jazz y la música clásica. Esta figura es la de Dave Brubeck, un músico genial que a pesar de no poder leer una sola nota musical, se convirtió en uno de los más grandes y ha dejado tras de sí una ingente obra musical con algunos estándares del jazz, pero también composiciones clásicas para cuartetos de cuerda, solos de piano, música para ballet y muchos más.


Nacido en Concord, cerca de San Francisco, California, en 1920, en el seno de una familia en la que los tres hermanos terminaron por convertirse en músicos profesionales, Brubeck empezó a los cuatro años a estudiar piano de la mano de su madre, una dedicación musical que a punto estuvo de romperse cuando unos años después, la familia se trasladó a un rancho y el trabajo en el campo vino a variar la rutina.

Eso no apartó a Brubeck de la música, y además de seguir adelante con su aprendizaje, empezó a tocar con algunas orquestas amenizando bailes durante el fin de semana. Su padre quería que su hijo se dedicara al rancho y que estudiara veterinaria y con esa intención de matriculó en la Universidad del Pacífico, hasta que en su primer año de universidad el profesor de Zoología le recomendó que para el año siguiente cruzara el edificio y se matriculara en los estudios de música al ver que su alumno estaba más inclinado hacia esa materia.

Afortunadamente siguió el consejo y llegó hasta su último año universitario sin que ninguno de sus profesores se percatara de que no podía leer las notas musicales, hasta que su profesor de piano se dio cuenta. La información le llegó al decano y este le comunicó a Brubeck que la Universidad no iba a permitir su graduación con el resto de sus compañeros. Eso generó un movimiento de protesta, ya que todos le consideraban como el alumno más talentoso, y finalmente, después de prometer que nunca se iba a dedicar a enseñar piano ni a poner en entredicho a la universidad, le concedieron el título.


Después de su boda con Iola, en 1942 se enroló en el ejército y en 1944 se tuvo que desplazar al continente europeo poco después del desembarco de Normandía, y ahí liderará a la banda The Wolfpack, una de las primeras bandas de música formada por blancos y negros.


En 1946, ya liberado de las obligaciones militares, empezó a estudiar composición con el francés Darius Milhaud en Oakland, un compositor de una escuela experimental y muy influido por Stravinsky, y si por un lado había que estudiar composición, armonía y contrapunto desde una perspectiva de la música clásica, Milhaud animaba a sus alumnos a componer temas jazzísticos.

Con todo eso ya tenemos los componentes básicos, junto con el encuentro con el saxofonista Paul Desmond, del desarrollo musical de un Brubeck que llevó el jazz a las universidades con sus conciertos hasta que el jazz perdió la batalla de los más jóvenes ante el rock and roll. A Brubeck se le considera el primer músico moderno de jazz y el primero en vender un millón de copias de un disco de jazz, concretamente de su Time Out, publicado por Columbia en 1959.

Activo sobre los escenarios hasta el año 2010, mantuvo durante toda su vida un fuerte compromiso musical que le llevó a decir al periódico New York Times, tal y como recoge Iker Seisdedos en el artículo Dave Brubeck, pianista que popularizó el jazz: “Una de las razones por las que creo en esta música es que en ella la individualidad del hombre halla su camino a través del ritmo del corazón. Y ese latido retumba por igual en todas partes. Es lo primero que escuchas al nacer y el sonido con el que la vida te despide”.


3 comentarios:

PACO HIDALGO dijo...

Un gran músico, que hizo del jazz su vida. Le había oído pero muy pcco y aún sabía menos de él; ahora sé bastatan más. Gracias por la información. Saludos y buenísima semana del apocalipsis.

balamgo dijo...

Excelente músico. Sinceramente no lo conocía, pero prometo oírlo más.
Gracias por la información y buena semana.
Un abrazo.

Ricardo Martinez Alvarez dijo...

Muchas gracias por toda la información que nos ofreces,Take Five uno de los temas favoritos que me sirvió para la introducción de un programa de radio que tuve en los años 80, asta hoy no he podido completar la discografia de este gran jazman al que tantas hora me deleite con su música, si estáis interesados por su discografia les dejos este enlace,un saludo.

http://manololm.blogspot.com.es/2012/02/discografias-musicales-y-albunes.html