miércoles, 20 de octubre de 2010

Candida Höfer (Eberwalde, Alemania, 1944)


Representante de la nueva fotografía alemana surgida en el país en os años 80, movimiento en el que se dan cita fotógrafos como Thomas Struth, Andreas Gursky o Thomas Ruff, Candida Höfer tiene en los interiores arquitectónicos, siempre vacíos de presencia humana, el punto neurálgico de sus fotografías.

Aunque eso no siempre fue así, ya que en sus inicios, en los primeros años 70, sí aparecían las personas en series como Turks in Germany, que luego, en 1979 ampliaría con Turks in Germany and Turks in Turkey (Turcos en Alemania y turcos en Turquía), en las que retrató a miembros de esas comunidades en sus viviendas, en sus ambientes cotidianos.

Dejó de lado la presencia humana al tomar conciencia de la intromisión que suponía entrar en esas vidas ajenas con su cámara, orientando desde entonces su mirada hacia la arquitectura y los espacios generados en los interiores de edificios todos de uso publico o semipúblico, como pueden ser grandes bibliotecas, museos, iglesias, archivos, palacios o bancos.


Fotografías que realiza cuando esos lugares se cierran al público o están a punto de abrirse, lo que provoca que sean sitios deshabitados, y en los que, precisamente por su ausencia, la presencia humana parece más evidente. Fotografías austeras que incluyen una lectura compleja y una reflexión acerca de los modelos culturales y sociales que los han originado.

Al mismo tiempo, como ha dicho la propia artista busca “provocar una experiencia tridimensional en la condición bidimensional de las imágenes, de sus planos, de sus formas geométricas y de sus colores”. (Entrevista concedida al diario El País, publicada el 14 de abril de 2007, y firmada por Alberto Martín)


En esa misma entrevista, Höfer explica que para ella la arquitectura “hace referencia a la construcción de espacios, pero un espacio es un espacio sólo gracias a las distintas formas de luz que lo atraviesan; en arquitectura, creo que tienes o que deberías planificar la luz. Pero al final un espacio no es más que una determinada luz en un momento preciso”.

Incidiendo en el tema, añade que “las variaciones entre ámbitos culturales distintos parecen ser mayores que entre los tipos de espacios. Aunque quizá la razón más profunda sea que la luz es muy distinta en las diferentes zonas geográficas”.

Eso genera fotografías sosegadas, que invitan a entrar en los detalles, a apreciar las contradicciones que a veces se ocultan detrás de una aparente perfección formal, de unas simetrías que puede que no sean tanto, para lo que adopta el punto de vista que tendría un hipotético visitante.


Escribe David Barro en un artículo publicado en El Cultural, en marzo pasado, que Höfer penetra en la arquitectura con un “enfoque sencillo, frío, evitando lo extremo y con una naturalidad en el color y en la luz que parece no mostrarnos casi nada aún mostrando casi todo”, con unas obras en las que “la quietud, el silencio y, sobre todo la distancia, invitan a que la mirada transite por el lugar”.

4 comentarios:

CAS dijo...

"Dejó de lado la presencia humana al tomar conciencia de la intromisión que suponía entrar en esas vidas ajenas con su cámara"

me llama la atención que es el punto opuesto de Nan Goldin, que fotografiaba la intimidad más extrema, claro en forma de caricia de afecto y no de intromisión.

En cuanto a la fotografía es espectacular, pero creo que los lugares que fotografía le aportan un valor inmenso, porque de por sí son espectaculares.

Como verás, soy una desvergonzada opinando por opinar. Eso si: no abandono la curiosidad por saber de todo (esa es mi legítima defensa, jaja)
Fuerte abrazo amigo asturiano.

Alfredo dijo...

La curiosidad es una criatura a la que hay que alimentar de forma constante, esa es la base del conocimiento, así que me alegro de que aquí encuentres algo de alimento para esa curiosidad tuya que hay que mantener siempre viva.

Es cierto que las fotos de Goldin tienen en la vida propia y ajena, en las personas en definitiva, su centro de atención, mientras que Höfer no las incluye en las suyas. Son dos formas diferentes de acercarse a la realidad que nos rodea.

Un beso "curiosa" uruguaya!!

sonoio dijo...

me acabo de dar cuennta que tus post pueden compartirse
así que ahorita mismo lo hago

excelente obra!

abrazos

Alfredo dijo...

Muchas gracias por la difusión.

Saludos!!