domingo, 26 de julio de 2009

Sophie Calle (París, 1953)


Artista conceptual francesa que tiene en la fotografía el soporte fundamental de una expresión artística que tiene en la mirada, tanto la propia como la del espectador, el punto clave de su arte. Calle mira a los demás, pero también se mira a sí misma, reproduciendo momentos íntimos tanto propios como ajenos, que convierten al espectador en una suerte de intruso en mundos que no son el suyo pero que muy podrían serlo.

Y podrían serlo porque cualquiera de nosotros podría haber sido el extraño al que siguió por las calles de Venecia, al término de una fiesta, mientras le fotografiaba sin que él lo supiera, y que luego daría origen a su proyecto Suite Vénitienne de 1980. Otras veces, el sujeto de la obra es ella misma, detalles de su propia vida como cuando pidió a su madre que contratara un detective para que la siguiera y le hiciera fotografías, comparando después las anotaciones del detective con las que ella fue tomando durante esos seguimientos.


Otra vez consiguió trabajo como camarera de hotel, aprovechando la situación para hacer fotografías de las habitaciones y de los objetos personales de los huéspedes. En otros casos, es su propia experiencia la que se encuentra detrás de sus trabajos como ocurre en el caso de Douleur exquisite (Dolor exquisito), basado en la llamada telefónica con la que un amante suyo puso fin a su relación cuando ella estaba en Japón para una estancia de tres meses. Con ello compuso una obra con una primera parte en la que narra el viaje previo, y en la segunda una cuenta atrás de 92 días que eran los que faltaban para su regreso a Francia y la toma total de conciencia de una experiencia dolorosa. Como parte de su autoterapia para superar ese momento difícil, pidió a 20 personas que le contaran cuál había sido el suceso más doloroso de su vida, algo que también incorporó a la obra y que le ayudó a superar su mal momento.


Experiencia por la que volvería a pasar cuando otro de sus amantes decide poner fin a su relación por medio de un correo electrónico cuya última frase era: Prenez soin de vous (Cuídate). En este caso, pidió a 107 mujeres de múltiples profesiones (bailarinas, matemáticas, traductoras, astrólogas…) que interpretaran como quisieran ese correo. Ella lo explica así: “Recibí un e-mail de ruptura. No supe qué responder. Fue como si no fuera conmigo aquello. Terminaba diciendo: 'Cuídate'. Tomé la recomendación al pie de la letra. Pedí a 107 mujeres que me ayudaran a interpretar el e-mail. Que lo analizaran, lo comentaran, lo representaran, lo bailaran, lo cantaran, lo disecaran, lo agotaran. Que hicieran el trabajo de comprender por mí. Que hablaran en mi lugar. Una manera de tomarme mi tiempo para romper. A mi ritmo. En definitiva, cuidarme.”

Las producciones de Calle suscitan infinidad de cuestiones relacionadas con la identidad, entrando de lleno en el terreno de la intimidad, de los sentimientos de desasosiego que nos generan algunos de los acontecimientos de nuestra propia cotidianidad. Un trabajo que parte de la introversión y que se traduce en extraversión una vez que la obra ya se puede visionar. Una obra que se materializa fundamentalmente en la combinación de fotografía y palabra, y en la que el concepto subyacente es más importante que la materialidad física de la obra.

Eduardo Iglesias Brickles escribió: “Esta audaz mujer tiene la capacidad de crear una historia a partir de un hecho.”

8 comentarios:

Ana dijo...

gracias por tu comentario. Yo tampoco te conocía pero, encantándome la fotografía, ya tienes otra asidua más. TE pongo en mi lista ;)

carmensabes dijo...

Una mujer apasionante, su arte es su propia terapia reconfortada por más seres humanos que comparten con ella su destino..

Impresionante, se agradece mucho que saques a la luz personalidades tan especiales.

Un abrazo gigante amigo!

Alfredo dijo...

ANA: Me vas a tener que perdonar pero después de echarle un vistazo a tu perfil y a tu blog, estoy convencido de que no te he dejado ningún mensaje. De todos modos, me parece una feliz coincidencia, y ahora que ya sabemos donde encontrarnos, se nos a abierto una puerta.

Bienvenida y feliz malentendido.

Un abrazo fashion!!

********

CARMENSABES: Al final todos compartimos vivencias y nos podemos ayudar unos a otros a superarlas, y esta artista lo hace de una manera que le permite convertir eso en arte, y eso me parece fantástico.

Abrazotes grandotes!!

Ana dijo...

ups! perdona, he debido confundirme de blog, je, je, pero bienvenida sea la confusión ;)

Mimí dijo...

Menos mal que tu pasas a verme de vez en cuando, con el lío de los "Sábados Literarios de Mercedes" he estado muy liada, y tengo atrasadas tus entradas.
Leerte me viene muy bien para ponerme al día.
Graciaas, majete!

Alfredo dijo...

De nada. Me paso porque encuentro cosas que me resultan interesantes. Esto es como los libros, siempre están ahí esperando a que los abras y los leas cuando quieras o puedas.

Seguimos en contacto.

Besos!!

Fuga dijo...

Una mujer muy interesante que supo sacar partido de sus decepciones.
Me gustan sus fotos.
Otro abrazo.

Alfredo dijo...

Admiro a estas personas que son capaces de transformar malos momentos en algo positivo.

Otro beso!!